25 de enero de 2015

Francia. Atentados impulsan la islamofobia: 7 millones de Charlie Hebdo




Con la distribución de 7 millones de ejemplares del semanario francés Charlie Hebdo este sábado, la reacción al atentado de París, Francia, habrá impulsado la difusión a gran escala de material islamofóbico, a la vez que se multiplican las agresiones contra musulmanes en el territorio galo y el rechazo de fieles ante los insultos a su religión.

“Desde los atentados de este mes de enero, algunas amenazas suponen un incremento del 120 o incluso el 140 %”, declaró el jueves el presidente del Observatorio Nacional contra la Islamofobia en Francia (ONIF), Abdellah Zekri, tras una reunión con el prefecto de policía designado por el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, para asegurar los lugares de culto islámicos.

Zekri subrayó, sin embargo, que en 2014 se había observado en Francia una bajada de las agresiones islamofóbicas. Pero, tan solo en los doce días entre el atentado terrorista y el lunes 19 de enero se registraron en el país galo 116 agresiones.

Con una tirada semanal de 60.000 ejemplares antes del asesinato múltiple, la distribuidora de la revista, que en noviembre hizo una petición pública de donativos para evitar el cierre, sigue imprimiendo tras los 7 millones otros 300.000 para venderlos a partir del lunes, según informa la agencia de prensa AFP.

El 10 % de esos siete millones, indica la misma fuente, se han vendido con sus monigotes conscientemente hirientes, bajo el pretexto de la defensa de la “libertad de expresión”, en países distintos de Francia, suscitando protestas de musulmanes en Afganistán, Paquistán, India, Irán, entre otros.

En diciembre de 2013, el excolaborador de Charlie Hebdo, Olivier Cyran, denunció en un artículo la “neurosis islamófoba” que se apoderó de sus compañeros tras los enigmáticos atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, y su contribución a hacer de Francia un país más “insalubre” aguijoneando de manera obsesiva las tensiones entre comunidades.

En 2011, el intelectual antisionista francés Alain Soral tachó a Charlie Hebdo como “órgano de incitación al odio racial” inscrito en la estrategia del “choque de civilizaciones” proyectada por los neoconservadores estadounidenses, y el fomento en Francia de una “guerra civil interétnica e interreligiosa” a través de los intentos por ocultar las responsabilidades en la decadencia económica del país galo.