1 de noviembre de 2016

La “reforma” tributaria: Los 9 billones que no se le cobran a las multinacionales






La reforma tributaria es la segunda gran apuesta del Gobierno Santos durante el segundo semestre del año. La primera apuesta fracasó: refrendar los acuerdos de La Habana el pasado 2 de octubre. Y al parecer, esta pelea tampoco la tiene fácil, en esta ocasión no contará con el apoyo de un gran número de sectores sociales. A continuación le explicamos en 4 líneas porque. 

Con la excusa de la caída de los precios del petróleo y el déficit que ello produce, el gobierno pretende lograr 9 billones adicionales en impuestos indirectos, subir el IVA del 16% al 19%. La tributación cambiará, deberán pagar declaración de renta quienes ganen un salario superior a $2.700.000, antes era de $3.500.000. 

A pesar de que esta reforma fue llamada en innumerables ocasiones como estructural, lo cierto es que es más de lo mismo, tiene pequeños ajustes que no cambian el sentido de la tributación en Colombia – los que más tienen paguen menos, los que menos tienen, paguen más- y por tanto, continua profundizando la inequidad. 

Una reforma estructural, como principio, debería entender los impuestos como una herramienta que respete los derechos y el bienestar social, por ello es totalmente regresivo que esta reforma se centre en el tributo en la clase media y no le cobre a los que más tienen. O por ejemplo, a los que más provecho le sacan a nuestro territorio, como las multinacionales, las cuales seguirán exentas de muchos impuestos, con el falso argumento de la protección a la inversión privada extranjera. 

Es necesario que el Estado introduzca impuestos a la propiedad rural, y ello no se propone en la propuesta del gobierno. Por ejemplo, un poco más del 50% del impuesto predial es pagado en Bogotá y Medellín, el catastro Colombiano está desactualizado, las explotaciones mineras se graban con lo mínimo como también los latifundios sub explotados, cifras que ha llevado a que 4.7% de la propiedad rural esté en manos de más del 70% de la población (cifras de Agustín Codazzi) llevando a la poca productividad de la tierra, y que las mismas familias sigan siendo los mismo dueños del país. 


¿Por qué no tributa a la propiedad de forma representativa? ¿Qué intereses se quieren defender ahí? , es necesario que los impuestos a los dividendos se cobren más duro, interesante lo que se va hacer con la gente que evada, pero primero hay que poner a pagar a los verdaderos dueños del capital no a la clase media. Por ello hoy es necesario una reforma tributaria que le dé duro al hacendado y no se centre en la clase media.