6 de noviembre de 2013

Sin techo no hay derecho: convocan a reinciar clases


El día de mañana, 7 de noviembre, los estudiantes de derecho y ciencia política reiniciarían clases, las condiciones y el mecanismo, deja aun mucho por decir.

La administración de la Facultad de Derecho y Ciencia Política hizo el llamado a la comunidad de la facultad a reiniciar las clases este jueves, con un gran listado de “salones” disponibles para el desarrollo académico. Sin embargo, pareciera que la intención es poner en mayores riesgos a los estudiantes y profesores, pues los nuevos sitios asignados tienen grandes riesgos de colapsar.

Cómo se dudaba de los salones en los que se iba a recibir clases, el pasado martes un grupo de estudiantes y profesores, con presencia del Vicedecano de la facultad, fueron a verificar el estado de los salones para recibir las clases, y la sorpresa que ellos y ellas se llevaron fue bastante grande. En el edificio de Enfermería, el cual ha estado cerrado por riesgo de colapso, habilitaron dos salones, en los cuales uno era el archivo y por tanto estaba lleno de carpetas, y el otro no tenia sillas, los dos claramente, siendo las antiguas oficinas de rectoría, no tienen una capacidad para clases de mas de 6 personas.

En el edificio del polideportivo, un salón de los 2 dispuestos, tiene puestos destinados para primarias, es decir para un promedio de niños/as de 10 años. Además, en Química Farmacéutica, otro de los edificios donde se supone los estudiantes verían clases, se han hecho varias “reparaciones” para mejorar la infraestructura del edificio, debido a que cuando llueve se inunda gran parte del piso, la gran idea fue la construcción de unas zanjas al rededor del edificio, que al día de hoy están cubiertas por pasto y por tanto no son visibles al paso, lo que ha causado graves accidentes en la comunidad que frecuenta la zona.

Además, la mayoría de las clases de pregrado de la Facultad tienen un promedio de 60 estudiantes, algunas hasta de 80 personas, y pocos salones de los asignados tienen dicha capacidad, sin mencionar, que los mejores salones serán destinados para las clases de posgrados, teniendo las peores condiciones los casi 2.000 estudiantes de pregrado de la facultad, quienes tendrían que soportar la prelación existente en la facultad a los cursos de posgrado, por ser fuente de financiamiento.

A pesar de la evidente crisis de infraestructura que vive la nacho, la semana pasada unimedios dijo que no había tal crisis, y al día de hoy, publica una noticia donde el director de infraestructura de la universidad dice: “Lo que tuvimos fue una saturación exagerada de agua en las canales. Estas se rebozaron, duplicaron el peso del cielo raso y este, obviamente, colapsó.”, refiriéndose al desplome de parte del techo. Es claro que lo que se tiene es una saturación exagerada de incompetencia en la administración, que tiene como consecuencias 3 edificios de la sede Bogotá cerrados, lo que va a traer algo mas evidente que el colapso, y es el desplome definitivo de la UN como universidad pública, pues es evidente el interés de la administración por dejar pasar estas situaciones sin mayor intervención, para iniciar por ese camino, el proceso de privatización de la nacho, acompañado de la venta de terrenos del CAN para supuestamente salvar a la U' de esta crisis.

Ante esta situación, la comunidad académica de la facultad ha tenido reuniones casi que diarias, para decidir el rumbo que colectivamente deben tomar. En el marco de esos procesos, se ha dejado manifiesto las siguientes exigencias:

  1. No se ingresará al edificio de Derecho y Ciencia Política hasta que se compruebe técnicamente que no existe ningún riesgo para la comunidad de la facultad, proceso que debe ser avalado por la misma comunidad.
  2. Se debe suspender de inmediato el contrato que se tiene para la construcción del edificio de posgrados de la Facultad de Derecho y la Facultad de ciencias económicas, que haciende a más de 2 mil millones de pesos.
  3. Reponer el tiempo académico hasta ahora perdido en su totalidad.
  4. Reasignar salones en el área cercana a la Facultad, y donde existan condiciones dignas para recibir las clases, sin hacinamiento ni riesgos de mas colapsos.
  5. Información pública sobre el contrato a realizar para la intervención necesaria del edifico de derecho, y tiempo estimado para ello.
Por lo pronto, los 295 cursos que se ofrecían en el edifico de Derecho y Ciencia Política, estarán en todo el campus, desde hemeroteca hasta SINDU, desde Genética hasta Diseño Gráfico, probablemente sin puestos suficientes ni condiciones dignas para la academia. Mientras el rector sigue sentado en un sofá de plumas de ganzo, pensando como destruir la UN, poniendo mas cámaras para los revoltosos que se niegan a recibir una academia mediocre y proclamando toque de queda todos los viernes. No hay algo mas evidente, y es que la comunidad universitaria QUIERE QUE RENUNCIEN estos gerentillos de Mantilla y Hernandez, e iniciar de una vez por todas la deuda que tenemos con la nación, y es una autentica democracia universitaria.