30 de septiembre de 2016

EL YARÍ NOS DESPIDE EN PAZ - Crónica de nuestro cubrimiento en la X Conferencia de las FARC-EP



EL YARÍ NOS DESPIDE EN PAZ

Nosotros nos retiramos con la satisfacción del deber cumplido, con la misión de seguir informando y seguir construyendo comunicación alternativa para la paz.
Desde el 15 de septiembre empezó nuestra travesía hacia los llanos del Yarí en el Caquetá, íbamos con todas la pilas puestas y la intención de cubrir lo que sería la X Conferencia Nacional Guerrillera, evento máximo de decisión de las Fuerzas Armadas Revolucionarias del Pueblo (FARC-EP), y en donde pasarían de una organización en armas a un partido político legal.

La aventura empieza cuando salimos de Bogotá armados de nuestras cámaras, trípodes y micrófonos, hacia la ciudad de San Vicente del Caguán, pues llegar por esta zona del país es la manera más barata de acercarnos hasta El Diamante, Caquetá, lugar donde tendría desarrollo dicha Conferencia. Luego de 20 horas de viaje llegamos a San Vicente, agotados pero aún con todas las expectativas y ganas de hacer parte de un evento histórico como éste hablamos un poco con la gente y nos contaron cómo ha sido la relación con las FARC-EP, los habitantes se refieren a los insurgentes como “ellos” o “los otros”, dicen que su relación ha sido de odios y amores, que como han ayudado también han tenido en zozobra muchas veces a la población, pues luego de la ruptura de los diálogos del Caguán, el conflicto se complicó y fue duro también para la población.   

Al fin, nos embarcamos en la Chiva, que es el medio de transporte tradicional y económico para trasladar a los pobladores hacia esos lugares del Yarí, en algo más de 4 horas llegamos a Las Damas, un caserío entre El Diamante (sitio de la conferencia) y San Vicente del Caguán, en donde luego de 24 horas sin comer pudimos parar a almorzar, un corrientazo caqueteño que gustosos los pobladores nos preparan, pues se sabía que iba a haber mucho movimiento por esos días y en la zona estaban listos.



Por fin llegamos hasta el lugar de la Conferencia luego de 9 horas desde la capital del Caquetá, nos acercamos a la zona de acreditación y alistamos nuestros documentos (si es que acaso los requerían).
“Bienvenidos a los Llanos del Yarí y a la X Conferencia Nacional Guerrillera, le pedimos a todos tener paciencia y orden para ir agilizando la acreditación y poderse dirigir a sus zonas de acomodación.” Nos dice una de las guerrilleras encargadas de esta labor.

La acomodación estaba pensada según las necesidades de la prensa y sus intereses, en primer lugar se encontraba la Zona Campamentaria, y la idea como decían ellos “era vivir por última vez la vida de un guerrilero”, un campamento con todas las características de los lugares que han albergado a las mismas FARC-EP durante los últimos 52 años de combate, pensado con la intensión de poderse introducir por unos días a la cotidianidad guerrillera, si es que este era el interés de los periodistas, además de ser gratis. Luego estaba la Zona de Camping, una carpa gigante donde se ubicaban los camping más  pequeños debajo, allí la noche costaba $10.000 por persona, tenía acceso a electricidad toda la noche para cargar cámaras y equipos, y estaba ubicada justo al lado de la sala de prensa, los baños portátiles, duchas y el restaurante que a nuestro parecer era algo usurero, con platos entre los 17 y 25mil pesos, un lugar perfecto si la labor periodística se limitaba a cubrir ruedas de prensa. Finalmente había camas con toldillo,  zonas "VIP" con un precio de $35.000, donde se estaría “más cómodo”.

Al momento de nuestra inscripción pedimos la zona de camping, pues la zona campamentaria estaba llena, sin más ni más nos fuimos a ubicar nuestras cosas, caminamos unos 800 hasta el camping designado, con nuestras maletas llenas de ganas de camellar y mucho mercado nos instalamos formalmente para cubrir la Conferencia. Con cronograma en mano planeamos nuestro trabajo, lo fundamental era que todos los días a las 7 de la mañana y a las 5 de la tarde se desarrollarían las ruedas de prensa con algún miembro del Secretariado o del Estado Mayor.



Al siguiente día, muy temprano fuimos a cubrir la rueda de prensa, preparamos algo del mercado que habíamos traído, y nos dirigimos hacia uno de los campamentos habilitados para la prensa en la zona guerrillera, era el campamento del Bloque Comandante Jorge Briceño (antiguo Bloque Oriental) nos dimos una vuelta evitando invadir e infringir las normas básicas establecidas por la seguridad guerrillera, evitando caer en el asedio invasivo que  los medios tradicionales e internacionales ya tenían incluso sobre los dormitorios guerrilleros. Llegamos hasta un cañito (río) que se había habilitado para el baño de los acampamentados, ahí nos sentamos y conocimos a un guerrillero, que llevaba Pedro como nombre de guerra, miembro del Frente 44.

-          “¿Y ustedes de qué medio vienen?”   
    
Entusiasmados por conversar con la base guerrillera y no tener que quedarnos con las declaraciones oficiales de los comandantes, le contamos quienes somos, nuestras intenciones de cubrir el evento, luego con un movimiento de sus manos endurecidas por la guerra y los trabajos de campo nos pregunta,

-          “¿Dónde se están quedando?”

Le decimos que en la zona de camping, a lo que extrañado nos dice que por qué estamos allá que los medios alternativos deberíamos tener prioridad en la zona campamentaria, pues sabían que era una dificultad para nosotros pagar ese precio por noche, así que nos dijo: “déjenme yo hablo con el comandante que organiza la acomodación a ver qué podemos hacer por ustedes”, fue nuestra primera impresión con la base guerrillera, la comprensión de nuestros afanes y su afán por ayudar desinteresadamente resolverlos.

Mientras tanto seguimos explorando y recorriendo el campamento, ya eran las 5:30 de la tarde y luego de hablar por un par de horas con él y con su compañero nos despedimos antes que se vaya la luz del día,  finalmente nos despedimos con la invitación de:  “mañana vengan a desayunar a las 9, a mí me toca la rancha (cocina) y les guardo”.

Esto sucedió en la primera tarde en la que bajamos al campamento y ya nos habíamos hecho con la posibilidad de dormir junto a ellos y con una invitación en pie para desayunar al otro día. Esta fue la primera muestra del profundo sentimiento de humanismo y solidaridad que conocimos los siguientes días. Al otro día fuimos a desayunar, llegamos con pena, lo que no dejo de causarles gracia a los guerrilleros, pues para ellos era un placer compartir un desayuno y sus tradiciones, además, nos dice que nos tiene guardado en esos jarros (ollitas de campamento) nuestro desayuno que si queríamos repitiéramos, y bueno finalmente sin mucho protocolo y con el cansancio acumulado le entramos al caldo guerrillero.



Así transcurrían nuestros días, en la cotidianidad guerrillera y en nuestra labor periodística, escuchando historias, aprendiendo, conociendo de la organización guerrillera de sus normas y reglas, de sus tragedias. Con el transcurso de la semana y gracias a nuestra cercanía ya con algunos guerrilleros de base logramos colarnos en algunas agendas para entrevistas con mandos del Secretariado y con los presos políticos a quienes hemos acompañado y dado nuestra solidaridad en las prisiones bogotanas pero esta vez pudiendo hablar en libertad, para nosotros era un lujo y una necesidad para el desarrollo del trabajo.

Eran rutinas trabajo extensas, siempre nos levantábamos a las 6 de la mañana y nos acostábamos sobre la 1 de la madrugada, cubriendo y ganándonos los espacios contra los medios tradicionales e internacionales y en las noches compartiendo y aprendiendo mutuamente con la "guerrillerada", nos preguntaban y les preguntábamos, momentos perfectos para discutir y debatir con la gente que le puso el pecho a la guerra por medio siglo.

Cuando les preguntábamos por su futuro y las decisiones que tomaría la Conferencia, nos contaban que estaban dispuestos a seguir lo que orientaran, algunos tenían claro que harían cuando se diera la oportunidad de la vida civil, pero otros con más desconfianzas nos decían,

-          “aquí lo que toca es esperar, nosotros estamos a disposición del partido y de lo que orienten los Comandantes”. Era clara su voluntad de acabar con la guerra, confían y quieren hacerlo, pero tienen miedo de que les incumplan, su mayor garantía dicen, es el respaldo popular a los acuerdos, pero si tienen que volver a la guerra lo harán, sin titubear.


El viernes 23 de septiembre de 2016, concluyo la X CONFERENCIA NACIONAL GUERRILLERA, y como era de esperarse se dio el SI unánime a lo acordado con el gobierno, la ausencia del Frente I no la voluntad colectiva de una guerrilla que quiere salir de la guerra. Eso  sí, buscando evitar cualquier aire de derrota, “Pues esto es un diálogo no una negociación. Negocia quien esta derrotado a nosotros no pudieron derrotarnos” como dice Jhon otro de los guerrilleros del campamento.

Entre alegrías, aplausos, lágrimas y mucha esperanza, así como, expectantes a lo que vendrá, las FARC-EP le estaban diciendo a la PAZ, por medio de las palabras de cierre de su máximo líder Rodrigo Londoño “Timo León Jiménez”: “bienvenida a este territorio, a este pedazo de tierra llamado Colombia, por el que hace mucho no pasabas”. Lo medios se empezaron a retirar y a abandonar los llanos del Yarí, se iban a Cartagena al evento esperado tras 4 años de diálogos.



Nosotros como buenos reporteros entendimos que debíamos quedarnos, si todos se van a cubrir a Cartagena la firma, ¿quiénes cubrirían las reacciones de la otra parte de la guerrilla cuando se firme este histórico acuerdo?

El sábado pasó con tranquilidad, fue más bien un día para darse un respiro luego de la semana de correría que habíamos pasado, hubo cambios de personal en las responsabilidades de los campamentos y movimiento de gente entrando y saliendo. El domingo mientras muchos escribíamos e intentábamos adelantar trabajo y mientras desmontaban la carpa de prensa,  llego la noticia de que los comandantes Joaquín Gómez y Carlos Lozada nos esperaban en el campamento “Campamentos de los Coristas” lo que para la prensa era “playa alta”, lugar al que sin el permiso de ellos era imposible entrar, espacio de alojamiento de los 300 delegados de los frentes y bloques, el Secretariado y el Estado Mayor Central, es decir: el lugar más asediado por la prensa y más custodiado por la seguridad guerrillera. La noticia llego muy bien a la poca prensa que había, querían realizar un conversatorio con la prensa, que les contáramos como nos habíamos sentido, que hiciéramos críticas, que los disculpáramos si alguno había atravesado por algún problema. Un evento de más cercanía y sinceridad de lado y lado.

-          “Esperamos nos disculpen si tuvieron algún inconveniente, pues es la primera vez que nuestra organización las FARC-EP, monta un evento como este, tuvimos que aprender de logística de organización a lidiar con ustedes la prensa, pero ha sido una gran experiencia para los dos lados, gracias por su profesionalismo”, nos dijo Carlos Lozada.

Bueno y así llego el día más esperado por todos y todas las colombianas, un día que la historia anotaría en sus anaqueles para jamás olvidar, después de varios días lluviosos en el Yarí, amaneció soleado y con toda la actitud de comenzar en paz. A las 3 de la tarde empezó el gran evento con el concierto de la Severa Matacera y Doctor Krapula, después comenzó la trasmisión del evento, los discursos de Timoleón y del presidente Juan Manuel Santos, toda la guerrilla y los pobladores de la región a la expectativa. Fueron minutos de mucho silencio y ambiente de esperanza, después de la intervención de Timochenko se terminó el evento, más que con fiesta y alboroto, en un ambiente de reflexión y mucha asombro, fue un evento que vieron muy lejos y en ocasiones muy cerca.

-          “ahora a defender la paz hasta con nuestra propia vida, como el camarada Jorge decía…” nos contaba Franki, guerrillero del frente 51.

Uno de nuestros objetivos era indagar sobre la relación con el ELN y su posición frente al proceso de paz que esta guerrilla viene adelantando, la actitud de los "farianos" fue un permanente respaldo a la lucha de los "elenos", un respeto por sus decisiones y sus tiempos y un llamado a la unidad y a construir en el pos acuerdo los cambios que este país necesita.

No asistimos a este evento como simples espectadores, fuimos a aprender y enseñar, a compartir y a reportar, ahora lo que nos queda es construir y contribuir a la paz de los y las colombianas, una labor que tiene que ser incansable, que requiere de todo nuestro ingenio y nuestro ímpetu, seguir trabajando como lo hemos hecho hasta el día de hoy, porque lo que se viene es un camino largo y espinoso.

Luego de semanas junto a los hombres y mujeres combatientes de la guerrilla de las FARC, y ver su decisión y anhelo de dejar atrás la guerra, votar por el SI el domingo parece una decisión lógica, un SI que lleve el compromiso de trabajar por los cambios que Colombia necesita. Un SI que también llame al inicio de la fase publica de negociaciones con el ELN para lograr un posacuerdo completo, esperamos tener el placer de cubrir su ultimo CONGRESO como actor político armado y reportarles a ustedes como lo hemos hecho con la X Conferencia una visión alternativa de la realidad, del conflicto, sus actrices y actores.

Un gran abrazo para todos y todas.