18 de diciembre de 2012

La basura bogotana



Sin desconocer los errores y sin glorificar al alcalde queremos poner unos elementos para el debate sobre el nuevo proyecto de basuras y sus potencialidades, la dignificación del trabajo de los recicladores y la retoma de lo público tras años de privatización.  

Desde que inició su periodo en la Alcaldía Gustavo Petro, le declaró la guerra a la basura bogotana, pero no propiamente a los residuos sólidos, sino aquella clase dominante que apoyándose en su poder político y económico ha construido un consenso frente a la ineficiencia de lo público.

A pesar de que el objetivo de Petro no es el socialismo o una revolución anticapitalista,  éste se ha convertido en la piedra en los zapatos  de los ricos de Bogotá que no soportan que sus privilegios se vean disminuidos, esta vez la guerra se da frente a la recolección de residuos en la ciudad.

Tras lidiar con una campaña difamatoria durante todo su mandato, Petro emprendió este 18 de diciembre su proyecto de recolección de basuras en el cual planea cambiar la cultura ciudadana frente al manejo de los residuos sólidos y darles condiciones dignas de trabajo a cientos de familias recicladoras.

Los medios de los ricos no esperaron ni un segundo y como chulos se mandaron en ristre contra el nuevo proyecto de recolección, entre críticas sin fundamento,  verdades a medias y sin darle siquiera un día anunciaron el fracaso del nuevo modelo.

¡Ultima hora!
Sin que pasaran 6 horas de iniciado el proyecto la noticia en todos los medios era que por culpa del alcalde la ciudad estaba dominada por las basuras, dando a entender que había una emergencia en Bogotá, le quitaban cualquier responsabilidad a las empresas privadas 

Para apoyar su punto publicaban varias fotografías de basura en las calles, sin informar que dichas imágenes, también se veían con el viejo esquema de recolección (VEA LAS IMÁGENES AL FINAL DEL ARTICULO), además se les olvidó mostrar los puntos en que el sistema logró sus objetivos como las zonas del centro oriente y occidente.

Para colmo mostraron al barrio de Kennedy lleno de basuras sin dar a conocer que en esta zona sigue operando la empresa privada ciudad limpia. Es cierto que en varias zonas la basura ganó la batalla, pero esto se debe en parte a que las empresas privadas no recogieron la basura el día anterior, escudándose en argumentos leguleyos, tal parece que la responsabilidad social de la que tanto se ufanaban se les acabó junto con el contrato.

Es apenas obvio que los empresarios privados no quieran ceder parte de sus jugosas ganancias, debemos recordar que en el anterior contrato se les pagaba por tonelada, por lo cual botaban cualquier cosa al basurero sin importar si era o no un elemento reciclable, dejando sin materia prima a los miles de recicladores en Bogotá, por eso cuando Petro anunció igualdad de oportunidades para los recicladores, el grito de repudio de los empresarios no se hizo esperar.

Aún es muy temprano para afirmar si el nuevo sistema de recolección de basuras fracasará o será exitoso, lo que si podemos decir es que el resultado depende de nosotros, debemos cambiar nuestros hábitos y darle un respiro al medio ambiente no por simple apoyo a Petro, sino por apoyo a la humanidad. 

NO ES CON PETRO ES UN PANORAMA DE SIEMPRE
12 MARZO 2009

25 OCTUBRE 2012

27 NOVIEMBRE 2012

28 MAYO 2011

3 DE JUNIO 2006

OCTUBRE 2012