15 de julio de 2013

A qué juega la administración de la peda injuriando nuestro campus


No solo se nos meten los tombos con autorización del rector a orinarnos nuestro campus, no solo reducen el presupuesto para mejorar la calidad académica, no solo mienten para robarse los pocos recursos de bienestar que  otorga la universidad, sino que siendo poco, atacan de frente y planificadamente a los procesos estudiantiles que intentan apropiar la sede de la 72. Después del paro nacional universitario hemos pasado por señalamientos  a los estudiantes críticos (sobre todo en el B), la conducta policiaca de los celadores y sus perros entrenados, el esmad cascándonos en cualquier movilización por pacifica que sea, y  ahora se nos metieron con algo que era carne propia de nuestra identidad como profes, me refiero a las casetas estudiantiles que guardaban los materiales para hacer actos culturales, asambleas, foros, murales, cositas a los que venden pal rebusque,  libros (un lugar de apropiación del estudiante que llevaba un poco de la esencia de la universidad); esto lo hace la administración de la manera más vil y cobarde, de espaldas a la comunidad, sin previo aviso ni justificación, simplemente aprovechando la ausencia de personas a causa de las vacaciones y contrabiando los intereses de todos los estudiantes, profesores y trabajadores que laboran en ese campus.

Pero el motivo de tal injuria es una bofetada para tentarnos, un golpe que nos manda la administración en representación de todos los riquillos del sector que quieren sacarnos de la 72, los cuales buscan hacernos imposible la convivencia, simplemente porque no encajamos en las necesidades del sector, que preferiría el terreno para un banco u otro centro comercial, en vez de  “soportar” a  personas críticas que se movilizan para mejorar la educación y la sociedad.

Cada caseta, fotocopiadora que ya no esté, cada olla o pintura que se pierda, cada salida de campo que se deje de hacer, cada reducción de profesores de planta, cada estudiante que se le deja de dar clases en la 72 y lo llevan a otra universidad es un ataque fruto del mismo plan que terminará acabando con la universidad pedagógica como un lugar para cuestionar el orden actual, para construir pedagogía, para aprender e inventar y nos conducirá a la universidad Mc Donald´s que desea el gobierno, lejos del centro financiero de Bogotá pero lejos también de una función comprometida con el pueblo colombiano.


Por eso es necesario que defendamos nuestro campus, EL OTRO SEMESTRE TODOS MANO A MANO A RECUPERAR NUESTRAS CASETAS Y A HACER MAS PARA QUE NO SE ACABE LA UNIVERSIDAD PEDAGÓGICA NACIONAL.