14 de julio de 2013

¡Se roban la plata y ya no se puede cagar ni en paz!



Desde hace algún tiempo aproximadamente cuatro meses, en varios colegios públicos de Bogotá han iniciado varias obras para la expansión o mejoras en la infraestructura de las instituciones, con el fin de tener espacios dignos donde poder estudiar, ya que como no es sorpresa la  des-financiación y mal manejo de recursos para la Educación no se ven tan solo en las Universidades, también las problemáticas las vivimos los estudiantes secundaristas y de colegios públicos en barrios populares.  


Ahora bien, en el caso concreto del
Colegio Almirante Padilla ubicado en la Localidad 5ta, estas obras que llevaban como 2 años de atraso porque según el Rector “La secretaria no nos envía el dinero porque no somos prioridad”  y acá hago un paréntesis- ¿NO SOMOS PRIORIDAD SEÑOR RECTOR?, claro como su oficina si está bien dotada, como usted no tiene que estudiar en salones sin luz, como usted no le aterran las grietas en las columnas, como a usted pareciera que no le importa nada el colegio, ni mucho menos  el bienestar de los estudiantes y por eso se resigna a que hasta cuando la Secretaria se le dé la gana de hacerse cargo usted si está pendiente.-

Bueno en todo caso, las obras iniciaron este año aproximadamente en Abril* y se suponía que tenían un tiempo  aproximado de 3 meses, cuando entramos de vacaciones los estudiantes esperábamos ver ya un colegio renovado y ¡Oh Sorpresa! El colegio seguía igual, el colegio parece la calle 26 a manos de los NULE y como si fuera poco nos encontramos con que los baños habían sido destruidos totalmente y teníamos que hacer nuestras necesidades fisiológicas en nada más ni nada menos que BAÑOSPORTÁTILES, son 7 baños para aproximadamente 600 estudiantes en una sola jornada, y este colegio tiene 4 jornadas, pero claro como el rector si tiene su baño en la oficina y me imagino que con papel higiénico “Familia triple hoja”,  a este señor no le afecta en nada. 


Y esto no es lo más indignante del asunto, las obras no se han adelantado porque a los Trabajadores de la obra no se les ha pagado, así como si nada el encargado de la obra se desapareció y dejó sin sueldo a la totalidad de los obreros. Se hace un llamado a la Secretaría de Educación para que preste la debida atención a este caso y logren ubicar al encargado e ingeniero de la respectiva obra,  que falta de respeto para con los estudiantes y trabajadores.
 
Esperemos que las entidades correspondientes tomen cartas en el asunto lo más pronto posible, y aspirar que en otros DOS añitos podamos tener  baño y patio decente, por el momento anular las necesidades fisiológicas.