29 de octubre de 2013

Se cae a pedazos la UN


Parte del techo del edifico de Derecho y Ciencia Política de la Universidad Nacional se cayó, causando por fortuna un gran susto, pero por desgracia, un ejemplo más de la grave crisis que se vive en la nacho.

El día 28 de octubre, la naturaleza hizo el favor de poner la alarma roja sobre la grave crisis de infraestructura que vive la Universidad Nacional, y en especifico la facultad de Derecho y Ciencia Política. A eso de las 4:30pm fue evacuado el edificio por la posibilidad de un riesgo mayor, que por fortuna no sucedió, pero que lamentablemente pareciera que la Administración central de la Universidad esta dispuesta a correr, riesgos que van desde lesiones hasta posibles muertes para la comunidad académica.

Ante esta situación, ese mismo día del incidente, la comunidad académica se reunió en asamblea y definió exigir mejoras inmediatas a la infraestructura del edificio, con un estudio técnico cualificado y garantías para el desarrollo de una academia digna. En el marco de esas definiciones, al día siguiente se movilizaron mas de 100 estudiantes a la sede del Ministerio de Educación, lugar donde se tenia previsto una clase de Derecho Ambiental, con el fin de exigir mayor presupuesto para la educación publica y presupuesto para dar solución a la crisis que vive la nacho.

Dicha movilización pacífica, no sólo fue amedrentada por la presión policial que se sintió con el envío de 40 motos con ESMAD al Ministerio, también lo fue por la respuesta del Ministerio: cerrar la puerta a los estudiantes y desprenderse de toda responsabilidad que tiene con la Universidad. Los estudiantes se manifestaron por mas de 2 horas ante el ministerio, exigiendo que la Ministra sea garante en la mesa de interlocución que se viene impulsando, y sea voz en el gobierno nacional para exigir mayor presupuesto; dadas sus respuestas, los estudiantes llegaron a pensar que se habían equivocado, y que estaban en el Ministerio de Defensa y no de Educación, después de un riguroso proceso de verificación, se dieron cuenta que lamentablemente si estaban en el lugar correcto.

Pero como si esto no fuera suficiente, el vicerrector Diego Hernández informa en un comunicado, que lamenta las “incomodidades” y que se observó “que no existe un riesgo inminente”, por tanto que solo pondrán un nuevo pañete con drywall, para prácticamente esperar a que ocurra una de las tragedias mas grandes de la Universidad. Esto, después de haber dicho en los medios de comunicación, que fue culpa de la naturaleza y que el edifico esta en buenas condiciones, según la verídica fuente de unimedios.

Parece que no le queda presupuesto a la UN para la infraestructura por haber gastado solo unos cuantos cientos de millones en cámaras, y otro tanto haciendo eventos con empresas de servicios para ofertar el Bienestar de la Universidad.

Para todos y todas es claro que existe un déficit profundo del Estado con las universidades, y parte de esto se denota en la grave crisis de infraestructura, pero también debe ser claro que la administración tiene otros intereses políticos en el manejo del presupuesto, y el dinero que ingresa no es precisamente para la Universidad como territorio publico, sino para causar persecución y corrupción. Es el momento que la comunidad universitaria tenga en sus manos las riendas de la U, con una definición democrática sobre las políticas internas, entre ellas, que la inversión del presupuesto sea para lo que la comunidad necesita, y no los favores políticos de unos gerentillos.

Lo que paso en el edificio de Derecho y Ciencia Política, ya ha pasado en Arquitectura, Ingeniería y Enfermería, de los cuales los dos primeros están cerrados sin indicios de mayor avance en su infraestructura, ¿Será que se está gestando otro cartel de la contratación?