10 de septiembre de 2014

Comunicado Estudiantil Conjunto USCO




jaja “La única actitud silenciosa que cabe en un instituto de ciencia es la del que escucha una verdad ó la del que experimenta para crearla o comprobarla”. 

Deodoro Roca.




¿DEMOCRACIA? ¿DÓNDE?

Saludamos de forma calurosa y afectuosa a las y los estudiantes, profesores y egresados que participarán ó no, en la consulta estamentaria programada para el día Jueves 11 de Septiembre. Este día, tendrá lugar una actividad que para muchos nada significa, pero que es fruto de pasadas luchas reivindicativas de los estudiantes latinoamericanos de córdoba de 1918 quienes se conmovieron y demostraron su inconformismo al observar el proceso educativo como un mero adoctrinamiento y por el contrario, asumieron definir el rumbo por el que debía transitar el ser dotado de razón y conciencia de sí, que reclama su derecho a la dirección democrática de los asuntos del alma máter, de los cuales se predica su participación ineludible como central y finalística de su quehacer. 

Bajo la sombra de éste pensamiento, afirmamos nuestro rechazo rotundo al mecanismo de participación electoral establecido actualmente en la USCO, el cual, desde su punto de partida, configura un planteamiento antidemocrático, puesto que es el mismo C.S.U. quien selecciona a los aspirantes a participar en la terna para el proceso de consulta estamentaria, lo cual denota un exabrupto en sí mismo. Éstos, reproducen los métodos clientelistas de los procesos electorales gubernamentales y del parlamento, obviando a las bases populares, de las cuales solo buscan su favor en tiempos electorales prometiendo solucionar lo que en realidad se encargan de perpetuar en la práctica bajo otros ropajes.

Hacemos un llamado también, a las personas habilitadas para votar, para que lo hagan, Pero en las urnas que simbólicamente ubicaremos como forma de afirmar nuestra abstención frente a un sistema de elección viciado, ilegítimo y falso que no permite la participación y decisión real de los estudiantes, no sólo en lo referente a la elección de rector, sino también frente a la elección de decanos; en el respeto al pluralismo ideológico tan mentado; a la diversidad de expresión y organización que ha sido silenciada con maestros cómplices; con arreglos jurídicos policivos y disciplinantes, entre éstos el nefasto referido a la visión de permanencia y calidad académica impuesta por la administración, acuerdo 046, que mutilan de tajo la posibilidad de crítica; entre otros muchos más casos. 



Cabe resaltar además, que si bien como estudiantes hicimos parte de la campaña por la Rectoría del profesor Gustavo Briñez, nos sumamos, no porque el sistema establecido nos garantizara su llegada, sino porque vemos aún en él y su programa –aunque haya sido descartado-, la llegada de la universidad a los sectores que reclaman su vínculo con el conocimiento, con la inserción económica, política y social al llamado mundo civilizado, del cual se tiene conocimiento solamente por conducto de los medios de comunicación, pero que se ve truncado en la ausencia de garantías básicas para la subsistencia de las grandes mayorías desamparadas y despreciadas por el pragmatismo político que ve el desarrollo en los grandes proyectos minero-energéticos, agroindustriales y demás, para quienes por ejemplo, los habitantes del campo son posibles jornaleros de reserva. El hecho de que el profesor haya sido expulsado de la terna a través de la interpretación amañada y subjetiva de la ley, con reprimendas morales de todo tipo en el plano mediático, es consecuencia, precisamente del sistema electoral que propicia esas conductas reprochables en una sociedad que se ufana de democrática.