21 de abril de 2015

En defensa del día sin carro y sin moto

En los últimos días hemos visto como lo medios de comunicación masivos  se han agitado debido a la realización de un nuevo día sin carro  y sin motos el 22 de abril, y  con la idea de que sean más durante el año, el alcalde Gustavo Petro ha propuesto que sea una vez al mes, lo que ha generado una respuesta negativa en los medios de comunicación, bajo la excusa de la afectación del comercio y de una presunta ilegalidad de la medida, puesto que el primer día sin carro se estableció con una consulta popular.
En primer lugar, estos medios de comunicación realmente no han abierto un debate público sobre porque tener más de un día sin carro en la ciudad, sino que se han limitado a escribir sobre la tutela que ha puesto FENALCO (Federación Nacional de Comerciantes)  para evitar que se haga este día,  con el argumento que se afecta el comercio. No se puede negar que las personas no salen tanto, por diferentes razones que no es pertinente precisar, pero es necesario una mayor análisis de qué sectores se ven afectados, esto con el fin de plantear una relación costo/beneficio entre la afectación del comercio, y las mejoras en la movilidad y la reducción de la contaminación ambiental.
Hay dos tipos de negocios que sufren la mayor afectación, por un lado está el automotriz,  para el cual un día sin carro mensual significa una desestimulación a la compra de carros y motos;  hay que tener en cuenta sin embargo, que en el país no hay industria automotriz más allá de la de ensamble de piezas, y estas empresas son en su mayoría grandes multinacionales, que por la falta de agregación de valor a partir de procesos productivos, ven afectados sus ingresos por la subsecuente devaluación de la moneda en la contracción económica actual;  el otro sector que tendría gran impacto sería el de los combustibles, sin embargo no debemos olvidar que el negocio de los hidrocarburos, es el que generó la dependencia económica de Colombia a este, pagando considerables daños ambientales y sociales, y que no ha redituado al país en la medida de lo esperado, negocio en manos de Ecopetrol, empresa mixta, y de varias empresas  multinacionales  como Pacific Rubiales que desde hace un tiempo vienen entrado al país.
El otro argumento que han puesto los grandes medios de comunicación y FENALCO, es el de que irrespeta la  voluntad popular, pues el primer días sin carro se estableció por una consulta popular en el 2011, este argumento si parece casi un chiste de mal gusto, pues  deja entre ver la doble moral de estos dos gremios, porque para defender sus intereses personales y lucrativos si es importante la voluntad popular, pero son los mismos grandes medios de comunicación que siempre han criminalizado las protesta social como  forma de expresión de la voz popular, porque si mal no recuerdo son los mismo que tildaron de ilegitima, la consulta hecha en varias partes de Tolima, cuando se negaron a la entada de las grandes multinacionales mineras en la región, ahora los medios de comunicación si quieren que todo se decida por consulta popular. A los oligopolios de la comunicación en Colombia, lo que menos les ha interesado es la construcción de democracia real, sin lugar a dudas necesaria, pero para que lo sea debe ser la que construye el pueblo por diferentes medios que no se reducen a una votación o una consulta popular 
¿Porque defender el día sin carro?
La mayor preocupación que ha despertado el día sin carro en los ciudadanos, sin duda es frente a la movilidad, como llegar a sus sitios de trabajo, estudio o que hacer diario, sin embargo cuando revisamos el día sin carro anterior, pareciera que la ciudad no se convirtió en un caos  total como han querido mostrar los medios de comunicación que pasaría con este nuevo día sin carro y sin moto, pues con el Transmilenio trabajando a su máxima capacidad, el Sistema Integrado de Transporte Publico (SITP) y otros medios de transporte como buses y busetas el problema de movilidad se ha solventado e incluso ha mejorado teniendo en cuenta que los trancones se reducen.
Además el día sin carro y ahora sin moto funciona desestimulando el uso de estos medios de transporte, en primer lugar  estimulando el uso de transporte público como una solución real al problema de movilidad en la ciudad, una de las banderas de medios hegemónicos de desacreditación de la actual alcaldía;  por otro lado  este día estimula el uso de medios de transporte  alternativos como las bicicletas, patinetas y que la gente camine, esto generando no solamente un impacto positivo en la movilidad, sino en la salud de las personas y en el medio ambiente.
Por último, y no por ello menos importante un día sin carro y sin moto  generaría la reducción de la contaminación área de la ciudad, también generaría la reducción del ruido, y el uso innecesario de agua para limpiar los carros,  lo cual con el tiempo tendrá efectos visibles en la forma de sentir y de vivir la ciudad, sin embargo es necesario entender que si bien se reduce la contaminación urbana,  esta no es la solución de la problemática de la contaminación y la única forma de  una solución real es cambiando la forma de producción ecológico que cuide la tierra,  y un cambio en la forma de consumo exacerbada de la que hacemos parte día a día.

-El día sin carro no es negarles a las personas la posibilidad de tener su propio medio de transporte, sino abrir la posibilidad de reducir su uso, en pro de una ciudad más limpia, con mejor movilidad, y más agradable para todos-