17 de abril de 2015

¿Y VENEZUELA CHAMO?



¿Y VENEZUELA CHAMO?


El premio nobel de paz, Barack Obama, junto con el congreso norteamericano, ha declarado recientemente a Venezuela como un peligro para la seguridad nacional de los Estados Unidos. Aunque estamos tan cerca geográfica y culturalmente del hermano país y su pueblo, lejos estamos del conocimiento de sus procesos y realidades. Las imágenes y concepciones de lo que allí sucede han sido y están mediadas por los medios de comunicación dominantes como RCN y Caracol, por el legado político de enfrentamiento entre naciones agudizado durante el gobierno Uribe y los intereses imperialista en desestabilizar el proceso bolivariano venezolano.

No vamos a decir que todo es color de rosa, pero conviene contribuir a dar otra mirada de lo que está ocurriendo en nuestro país vecino y promover la consulta de fuentes alternativas para construir una mirada más compleja de la realidad.

Con disturbios, dictadura, persecución, desabastecimiento y hambre nos bombardean los medios hegemónicos. Hace dos años fallecía el Comandante Hugo Chávez Frías y hace dieciséis desde posición de gobierno se ponía en marcha la Revolución Bolivariana. Durante su devenir, ha debido afrontar múltiples ataques, crisis, dificultades y hasta golpes de estado. Airoso y digno el pueblo hermano con el apoyo del gran líder latinoamericano supo afrontarlas. Después de su muerte, asumida la enorme responsabilidad de la presidencia Nicolás Maduro, se han vivido tiempos difíciles y en ocasiones violentos. Pero ¿qué amenaza representa Venezuela?

En la reciente Cumbre de las Américas realizada en Panamá, con la presencia histórica de Cuba después de décadas ausente, múltiples mandatari@s de las naciones americanas solidariamente respaldaron a Venezuela y denunciaron la agresión estadounidense. Exigiendo retirar la orden ejecutiva que considera a Venezuela como una amenaza para su seguridad nacional, reconociendo las diferencias políticas, el derecho de autodeterminación de los pueblos y su lucha por la soberanía como un elemento indispensable para la convivencia y el diálogo entre naciones para poder avanzar hacia el respeto y la paz continental.

Venezuela viene siendo demonizada durante la última década, configurándose como el enemigo regional a través de los medios de comunicación masivos de acuerdo a los intereses del bloque dominante en la región y de los interese que le asignan en la geopolítica mundial. Detrás de esta satanización, se encubre un profundo miedo, miedo que ha sido transmitido a los pueblos vecinos enfrentándolos entre sí, miedo no por ser una amenaza a la seguridad y a la paz del continente, sino miedo a ver un pueblo y un gobierno que lucha por la soberanía, que se aleja de la política imperial norteamericana y del neoliberalismo como receta diaria, miedo a otras formas y caminos políticos, miedo a que sirva de ejemplo para otras naciones y se construya otra forma de integración y relacionamiento entre los pueblos latinoamericanos.

Venezuela hoy

Es cierto, en el país hermano se vive una fuerte polarización política, inestabilidad económica, disturbios callejeros llamados guarimbas y algunos casos de desabastecimiento. ¿Y por qué sucede todo esto? Venezuela se encuentra en una etapa de transición, de transformación de su economía en la que las distintas fuerzas enfrentadas con sus intereses particulares contrarios se encuentran en pugna por un modelo de país. Los grandes medios privados venezolanos, que tienen fuertes aliados internacionales como el caso de NTN24 se interesan por construir una imagen caótica de Venezuela, generar malestar social y crear un clima internacional desfavorable. Estos medios están interesados y hacen lo que está a su alcance por derrocar al gobierno, participando en una especie de golpe de estado mediático, informando parcialmente y tergiversando la realidad.

Existe inestabilidad económica y el desabastecimiento en frecuentes ocasiones está ocasionado por el acaparamiento de mercancías por parte de empresarios que tienen como objetivo volcar a sectores de la sociedad contra el gobierno. Esto no significa que no haya reclamos, descontento y movilizaciones sociales legitimas contra las políticas del gobierno, existen y son válidas, hay que entenderlas como una expresión más de las contradicciones de la sociedad y darles cauces democráticos. Promoviendo soluciones pacíficas y rechazando conspiraciones violentas e intervencionismos que irrespetan la decisión democrática del pueblo venezolano.

Los años que han visto el trasegar de la Revolución Bolivariana desde 1999 han sido testigos de transformaciones sociales importantes: el desempleo en diciembre del 98 era del 10% y en diciembre de 2014 5,5%. La pobreza por necesidades básicas insatisfechas era del 29% paso al 20%. La pobreza extrema paso del 8,4% al 5,4%. La desnutrición estaba en el 21% hoy está en el 2%. La mortalidad infantil era del 26% ahora es del 13% .El acceso a agua potable paso de 80% a 95%. La cobertura de educación primaria paso del 86,2% al 93,4%. El acceso a la educación secundaria estaba en el 47% paso al 74,8%. El acceso a la educación universitaria del 26,6% en el 98 está en el 71,6%.[1] Y en el 2005 la Unesco declaró y felicitó a Venezuela como un país libre de analfabetismo.[2]

Pero los indicadores no hablan por sí solos, Venezuela atraviesa problemas, su economía ha estado durante décadas soportada sobre la extracción petrolera, descuidando otros sectores importantes para la economía, esta petrodependencia genera que las variaciones en la economía mundial sobre el precio del petróleo la golpeen fuertemente. Debe procurar diversificar su economía y desarrollar energías sustentables. Así mismo, se debe combatir férreamente la corrupción en la burocracia que se vive en algunos niveles estatales. Abrir el proceso y afrontar los problemas sinceramente, de nada sirve cerrar los ojos. Venezuela ha impulsado importantes procesos de transformación en la región y es un ejemplo de dignidad y lucha. Debemos procurar como pueblos hermanos, salidas a la crisis, respaldar la paz binacional y exigir respeto por su proceso interno como garante de la democracia. Venezuela no es ninguna amenaza, es un pueblo hermano.

¡Que sea el pueblo venezolano desde abajo quien se apropie de su futuro y tome las riendas de la Revolución Bolivariana!












[1] http://reporte24.info/article/139753/jorge-arreaza-presenta-cifras-de-indicadores-economicos-antes-y-durante-la-revolucion


[2] http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/ciudad/parroquias/hace-9-anos-la-unesco-declaro-a-venezuela-libre-de.aspx