26 de mayo de 2014

LA MADUREZ COMO LA JUVENTUD NO ESTA EN LOS AÑOS (RESPECTO A LA POLÍTICA COLOMBIANA).


Por un sin fin de bocas ha pasado aquella afirmación que dice: “la política colombiana es una mierda”, que de cierto o falso hay en esto depende de los ojos que manden su mirada sobre ésta.  Muestra de ello es la jornada electoral que acaba de vivir el país.

No seamos hipócritas compatriotas que ese resultado, aunque no de esa manera, se veía venir. Ese es el costo de un sin fin de factores ligados a la población colombiana como el hecho de que la indiferencia, “técnica o comúnmente” llamado importaculismo se volvió parte de la cotidianidad de las mayorías (aproximadamente 64% de abstencionismo), y es ahí donde evoco el hecho que tanto la madurez como la juventud no está en los años.

Se me viene a la mente dos personajes que ven en los jóvenes el futuro de un país; Ernesto “el Ché” Guevara y Jaime Garzón, el primero afirmaba que “La arcilla fundamental de nuestra obra es la juventud,  pues en ella depositamos nuestra esperanza y la preparamos para tomar de nuestras manos la bandera” mientras que el segundo decía que “si ustedes los jóvenes no asumen la dirección de su propio país, nadie va a venir a salvárselo!... nadie”.  Seguramente cuando dijeron eso fueron muy coyunturales y no vieron cómo años después en Colombia está juventud que evocaron, en  varios casos, no van más allá de un simple renegar pues esta sociedad es tan particular que, probablemente, si eres de una institución pública y hablas de cambios sociales y políticos tendrás peculiares calificativos no muy “agradables” si no das con una persona amplia de pensamiento y, con todo el respeto y con sus debidas excepciones, si eres de una institución privada solo ven en ti un negocio a quien los problemas de  la sociedad son algo que no le competen, y en muchas ocasiones estos personajes se dejan llevar por el qué dirán, pues esa es la sociedad en la que vivimos olvidando que  lo que privan es ese libre desarrollo de ese ser político que de una u otra forma debemos tener.

Por otro lado, que desfachatez aquellos románticos y hasta utópicos discursos que se ven en las redes sociales de gente que dice seguir luchando por una Colombia diferente, hablan de ignorancia, conciencia y dignidad con tanta propiedad. Que tus actos muestren lo que tus palabras dicen. Lo acepto, no a todos les cae lo que les estoy diciendo y a muchos ni les importará pero si hoy llego a uno de ustedes con eso me basta.

¿A qué voy con todo esto? Se preguntaran.

A que hay que ser conscientes que el gran problema de este tipo de tragos amargos radica en la falta de educación, de cultura y sentido de pertenencia basada en el egoísmo donde si estoy bien yo el resto no importa. Nos dicen que somos un país sin memoria, pues si, a cuantos de ustedes les han hablado, en un sentido académico, de personajes que hoy por hoy aportarían a que esa cultura electoral sea más objetiva, personajes como Bolívar, Agualongo, Galán, Gaitán, Torres, Pizarro, Jaramillo, Bateman, entre otros que simplemente pasaron al olvido porque eso no es… ¿Popular? ¿Productivo? ¿Interesante? ¿Aprovechar el tiempo? Nos dicen que somos un país de mierda, sin embargo, más que serla, simplemente estamos rodeados de ella o peor aún, dirigidos y controlados por ella pero no aplica el generalizar.

Si usted es de esos que van a votar por aquel personaje camuflado en un tipo con cara de perro déjeme decirle que debemos sentarnos a hablar y le comento cómo y por qué me parece inaudito, incluso estúpido que le de legitimidad al hecho de anhelar incrementar el sueldo y prestaciones a las fuerzas militares y no tenga las mismas intensiones con un sector tan menos preciado en este país como lo son los educadores, quien año tras año ha visto como su profesión es mas subestimada y estigmatizada. Yo pregunto: quien forma más, un fusil en manos de “un héroe o un villano” o un marcador y un tablero en manos de un docente. ¿El futuro de un país está en las armas o en un salón de clases?

JOVENES, SOMOS MÁS QUE UN LAPICERO Y UNA PIEDRA, SOMOS VIDA, INGENIO, FUTURO PERO ANTE TODO REVOLUCIÓN y esa revolución simplemente la evoco en buscar un cambio y ya lo dijo Jaime, si no somos nosotros, quien. Es necesario ir más allá de la pantalla y el teclado de un computador. Basta con que tengas el carácter de justificar, defender, expresar y compartir tu pensamiento y el transmitir el hecho de que las cosas no cambian porque seguimos en la misma tónica año tras año.

Recuerden, muchos de aquellos románticos y utópicos pensadores revolucionarios defendieron hasta con su vida ese pensamiento, las cosas cambian y el tiempo pasa, tenemos la palabra, (junto con la bomba atómica) el arma más fuerte para vencer aquella apatía e ignorancia que lleva a ver las cosas igual que hace un buen par de años.

Jóvenes: Nuestra generación no puede pasar a la historia como otra más que reaccionó  en un momento en que no estuvo satisfecha y que al recibir un mendrugo de las estructuras, como un perro, dejamos de ladrar y nos acostamos tranquilos. Es necesario ser conscientes que la crisis más importante en nuestro país es la crisis del elemento humano y que es de ahí donde se debe partir para tener un cambio social palpable.

Andrés Cerón.

Un ciudadano mas…