23 de mayo de 2013

LA NACHO ESTA QUEBRADA, ¿CON QUE LA CURAREMOS?



Hace unos pocos días conmemoramos 29 años de la masacre del 16 de mayo, masacre enmarcada por la lucha estudiantil en defensa del Bienestar Universitario, que en ese momento se concretaba en residencias y cafeterías.

Al día de hoy no hablamos solamente de una masacre al movimiento estudiantil, sino de una masacre a la educación pública y en específico de la Universidad Nacional. De forma muy “oportuna” el querido rector Mantilla envía un correo diciendo que los terrenos de la UN no deben ser utilizados para otros fines misionales que los de la UN, pero a punto seguido afirma que la UN debe ser integrada al nuevo concepto de ciudad, es decir, a la renovación urbana. Hace el llamado Mantilla a los concejales que la UN quiere participar en el debate del POT, pero ¿Qué UN? Claro, la que representa Diego Hernández, gran amigo y además socio de Luis Carlos Sarmiento Angulo, quien pretende realizar la expropiación con su empresa.

Pero para no ser suficiente, el vicerrector Diego Hernández, muy emotivamente envía un correo unos días después llamado un campus de clase mundial, en el cual nos da dos grandes noticias: La Universidad gastará nuevamente $5.000 millones en inversión del WIFI, un hueco de corrupción de las administraciones, además se gastará otro tanto en cambiar los computadores que se vuelven “obsoletos”, para estar a la altura de la alta sociedad, pero no se le ocurre actualizar los libros de ingeniería, de medicina, de derecho, de ciencias, que tienen ya más de 5 años de estar obsoletos.

Por último informa Hernández la increíble noticia del fortalecimiento de la movilidad académica de la sede, con el “apoyo” de FONDEA UN-ICETEX, se PUEDE ACCEDER A LA COMPRA DEL TIQUETE AEREO INTERNACIONAL, gran ayuda para quienes tienen esa posibilidad, que igual tienen que costearlo ellos/as mismas, pagar su estadía en el otro lugar de estudio y pagarse su estudio, esta gran noticia no es más que una propaganda empresarial, le falto decir a Hernández que el vuelo vale sólo unos milloncitos, pero que con la empresa ICETEX el interés es “tasa 0”, como supuestamente todo.

¿De donde saldrá el dinero para que la UN tenga un campus de clase mundial? Pues sencillamente de las ganancias que se tengan con la venta de los terrenos de la UN, de esos 5 terrenos, que muy amablemente el señor Sarmiento Angulo decide urbanizar para tener otro gesto de agradecimiento que su Universidad Nacional. Esta es la propuesta que viene caminando hace años en la administración de la UN, la pregunta concreta es, la comunidad ¿Con qué curará a la Nacho?