8 de agosto de 2011

¿MAYOR COBERTURA = MAYOR ENDEUDAMIENTO?


La cobertura en educación es uno de los temas que más se discuten en Colombia. El gobierno, para suscitar falsas expectativas y aumentar su legitimidad dice que la cobertura es una de sus políticas, como se supone que lo promueve la reforma a la ley 30. Sin embargo, dicha cobertura no se conseguirá a través de un aumento presupuestal en la educación, sino a través de generar políticas de endeudamiento con institutos gubernamentales como lo es el ICETEX y de créditos con la banca privada como el Grupo Aval y Davivienda.
Pero veamos un poco las cifras en Colombia la cobertura en educación aumentó 12,6% en la última década, mientras que el trabajo infantil creció un 34%; estas cifras ya permiten tener un imaginario de la brecha social que existe en Colombia, donde la educación no es un derecho sino un servicio, donde solo el 1,01% del PIB es invertido en educación. Además, de este aumento en la cobertura de educación superior, solo el 48% responde a educación pública, y esto no implica que sea en un nivel universitario, el 31% realiza estudios en niveles técnicos y tecnológicos, el 64% estudios en pregrado y únicamente el 3% en especialización y el 1% en maestría.
El gobierno dice que va aumentar la cobertura en educación a través del ICETEX y con la creación de un Fondo para la Permanencia Estudiantil en la Educación Superior, los recursos de dicho fondo serán estatales y privados, promoviendo un política de endeudamiento en la población con unas altas tasas de interés para lograr “costear” el servicio a la educación. EL ICETEX cobra 5% de interés durante el pregrado y 12% al ser egresado. Para ilustrar mejor como se desenvolverá esta problemática de endeudamiento, podemos ver el caso de los estudiantes chilenos quienes desde hace ya varios meses han salido a las calles para acabar con la educación con ánimo de lucro y volver a tener una educación verdaderamente pública.
Con esto podemos observar que el gobierno piensa en aumentar la cobertura sin aumentar el presupuesto lo cual generará como lo hizo en Chile el endeudamiento de las familias y la crisis de las universidades públicas, es por esto que se debe realizar un verdadero incremento presupuestal a la educación superior sin olvidar a las universidades públicas, para mejorar la infraestructura, la planta profesoral y crear un verdadero bienestar universitario, esto si lograría un aumento de cobertura, sin tener que endeudar a la población para lograr acceder a un “título” en esa sociedad de consumo, donde todo es inversión, donde todo vale y nada es formación.
Es por esto que reafirmamos nuestro rechazo a las políticas neoliberales de privatización, nos oponemos rotundamente a la reforma de la ley 30, porque promueve la mercantilización de la educación, porque lo estudiantes nos convertiremos en mercancías al servicio de esta sociedad de mercado mediocre donde todo tiene precio. Recalcamos la necesidad de generar un política alternativa a la ley 30 para mejorar el sistema educativo en Colombia, donde se invierta menos en armas y más en libros, menos en la bota militar y más en pupitres, pero sabemos que debemos encaminar estas luchas cotidianas en un proceso de construcción de un sistema diferente, en la construcción de la nueva escuela y de la nueva sociedad.