23 de agosto de 2011

COLOMBIA UN ESTADO POLICIAL

Andar por las calles de Colombia sin encontrar un policía se ha convertido en una misión imposible, esto puede explicarse por varias razones, la primera tiene que ver con que la fuerza militar del Estado  está para cuidar los intereses de la clase dominante y preservar el status quo. La segunda se da por la relación de dependencia que nuestro país tiene con el imperialismo norteamericano y demás potencias extranjeras, esto hace que sea necesario un país altamente militarizado, para poder defender la inversión extranjera. En tercer lugar podemos ver que ante la ineficiencia de la justicia colombiana el estado utiliza una fuerza represiva y altamente violenta, en algunos casos apoyándose en elementos paraestatales para lograr intimidar a sus habitantes.

Ahora bien encontrar un policía en cada esquina no es el único problema, además de esto se debe lidiar con el abuso de la fuerza pública en general, violaciones, asesinatos y cuantos abusos de poder podamos imaginar son cometidos en este país, en los últimos días vimos como un joven que hacia grafitis en el norte de Bogotá fue asesinado  por un policía que le disparó por la espalda, este caso podría parecer un hecho aislado, pero revisemos otros hechos, en el mes de julio  un joven en Chía perdió una pierna por un disparo de la policía hace unos años a unos jóvenes se les prendió fuego en un CAI, para intentar “calmarlos”.
La violencia del Estado se ha convertido en algo cotidiano, el afán de proteger las ganancias de las empresas nacionales y multinacionales, ha conducido a que la guerra contra el terrorismo se convierta en una excusa para atacar a la población, por otro lado podemos observar como las victimas más frecuentes de los vejámenes de la fuerza pública somos los jóvenes,  la presencia permanente de la fuerza del Esmad en la UdeA y en la UIS son un claro ejemplo de esta tendencia.

La pregunta entonces sería ¿hasta cuando los jóvenes y la población en general seguiremos aguantando en silencio los abusos de la fuerza criminal del Estado, que más cosas tienen que pasar para que dejemos de ver como legitima la brutalidad policial?