8 de agosto de 2011

QUE BONITO ES SER DOCENTE


Actualmente la educación se encuentra en una encrucijada, las políticas neoliberales impulsadas por el gobierno Santos buscan dar la estocada final a la educación pública, los estudiantes de nivel secundaria y superior somos ahora el ojo del huracán, pues desde hace mucho vemos un modelo de país que se venía construyendo y que ahora entra en su recta final; la privatización de la salud, la venta de las empresas públicas, etc, y ahora la privatización de la educación buscan dirigir al país a un modelo neoliberal de desarrollo que sólo busca aumentar la riqueza de unos pocos. 
 
Pero este texto pretende hablar de una crisis concreta, la de la Universidad Pedagógica Nacional y sus estudiantes. Aquí miraremos la crisis presupuestal en la que nos dejo Ibarra y la ley 30 y el reajuste que propone el actual rector Juan Carlos Orozco.

La UPN cuando Ibarra entró en la rectoría tenía un superávit de aproximadamente unos 24.000 millones de pesos1, que durante toda la administración de Ibarra se desaparecieron e incluso se volvieron cifras negativas. Esto se dio por los intereses de la administración y de los empresarios de la calle 72,( sí, los humildes banqueros que se ven afectados con las protestas estudiantiles), de querer mover a la UPN a un lugar donde no fastidien, idea que se materializó con el proyecto de Valmaria, un potrero muy bello en el norte de la ciudad que no se ha terminado y que ahora esta frenado por falta de presupuesto, a pesar de que no es mucho lo que se halla construido allí. A esto se le suma la ampliación de cobertura, que llevo a una crisis de hacinamiento y al pago de arriendos en sedes universitarias cercanas, como es el caso de IDEAS ya que en la universidad no había campo para tanta gente. No solamente no hay salones, también faltan profesores y espacios para la cualificación académica de los estudiantes. Y aun hay más, pues no sólo no se supo invertir bien la plata de la Universidad con el fin de destruirla, sino que al señor Ibarra le gustaba andar de paseo con los dineros de la Universidad, como lo demuestra la investigación de la procuraduría que lo sanciono tan sólo por un mes2, pobrecito!!.

Continuando se designó un nuevo rector, Juan Carlos Orozco quien para el 2011 realizo un reajuste al presupuesto para no seguir arrastrando un déficit que se venía dando desde años atrás y que no se ha solucionado, ni investigado a profundidad3, esto llevo a la concesión de la cafetería a la fundación Franziska Radke, y a un atraso en el pago de salarios de los trabajadores, como el caso de los empleados de la biblioteca y de los intérpretes para los compañeros con discapacidad auditiva. La situación de los compañeros trabajadores de la Universidad es bastante preocupante debido a que no existen informes sobre las condiciones de trabajo, ni una buena articulación entre estudiantes y trabajadores, lo que se evidenció en el por qué casi nadie sabía los motivos del cierre de la biblioteca, y aquí aprovechamos para hacer un llamado a la articulación entre estudiantes, profesores y trabajadores, pues la crisis de la Universidad afecta a todos los estamentos.

El déficit presupuestal está intentando ser solucionado a la manera capitalista, empeorando las condiciones de trabajo, realizando despidos y contratando a los profesores como catedráticos y ocasionales, empeorando así la calidad académica, ya que no existen profesores de planta para el numero de estudiantes matriculados. 
 
Por eso nos oponemos a las “soluciones” que promueve la administración, que sólo ocultan los robos del anterior rector y su equipo, y que a su vez que le hace juego a las políticas neoliberales al no exigir la adecuada financiación que el Estado debe brindar a la educación pública, no creemos que el déficit presupuestal lo deban pagar los trabajadores y estudiantes de la universidad a costa de su bienestar, exigimos al Estado que financie y salve a la educación pública en general y que la mejore, así como le regala la plata a los ricos (AIS, Congreso, FFMM) que nos de lo que nos corresponde, exigimos un castigo ejemplar para Oscar Armando Ibarra y su equipo administrativo por desangrar a la UPN, también rechazamos la mercantilización y flexibilización de la profesión docente, pero sabemos que son consecuencia de un conjunto de políticas que buscan mercantilizar la vida.

2 http://www.semana.com/nacion/ex-rector-pedagogica-sancionado-procuraduria/143176-3.aspx
3 http://dajimenez1.webs.com/UPN/CARTAS%20viente.pdf