14 de abril de 2014

Hagamos del mundial un elemento de la lucha popular.


Compartido de : LA VOZ DE LOS SIN VOZ

Hablar del mundial de Brasil 2014, que se aproxima y al cual nos encontramos a pocos meses de su inicio, suscita críticas, descontentos, alegrías y un sinfín de sensaciones que se producen al referirnos a este evento deportivo.

Las masivas movilizaciones sociales de la población carioca inconforme con las medidas represivas y económicamente desmedidas, son muestra de dichas emociones encontradas de las cuales hablamos y hacemos referencia, identificando el profundo problema que aqueja hoy a los brasileros que  reflejan en su cotidianidad, como el interés del monopolio deportivo y el afán mercantil de este, desangra la economía nacional y la pone al servicio de los pocos consorcios económicos que se beneficiaran del Mundial verde-amárela de junio y julo del 2014.

De estas movilizaciones que son fruto del problema estructural que hoy sufre Brasil y la región, salen insumos materiales que nos sitúan en la discusión del por qué los costos del mundial son tan elevados cuando de estas cifras (US$14 millardos, dirigido al mejoramiento de estadios y aeropuertos)[1], se podían superar contradicciones en cuanto al trasporte público, salud y educación.

Pues en cuanto a economía, resulta muy elemental el papel que las multinacionales en este juego, por el que más gane en el mundial y no específicamente nos referimos al juego con la pecosa, sino por el contrario a las especulaciones financieras que resultan de este negocio del deporte y que constantemente hacen que los penaltis y las faltas en contra de la población brasilera se intensifiquen y mediante constantes rojas injustificadas saquen del juego al pueblo que es el que pagara los costos económicos que dejara el mundial después de su finalización.

Tras este breve esbozo de la aguda crisis, económica  y social que se profundiza mediante las dinámicas publicitarias y mercantiles de la democracia neoliberal, que impera hoy; trataremos de abordar el mundial fuera de las superfluas negociaciones multimillonarias que se multiplican a prontos meses del espectáculo montado y manoseado por el capital.

Hoy el fútbol es más que un deporte de millones y estrellas futboleras de cara bonita en los estadios, la histórica lucha popular por la resistencia al negocio deportivo es muestra del legado, de los ya muchos equipos mundiales que hacen presencia en ligas de la alta del fútbol y que nacieron de procesos obreriles y organizativos, que dejan como ejemplo una fehaciente experiencia del que hacer para fortalecer la lucha incesante por la formación de masas proletarias y vilipendiadas, que desconocen el negocio deportivo y por el contrario ven al fútbol como el elemento cultural de las barriadas y las fábricas.

El Livorno Italiano, el Chacarita Argentino, el Rayo Vallecano Español, entre otros, son ejemplo de esos que han marcado historia, en el mundo futbolero de la resistencia y que hoy recordamos y los traemos a colación, por el arduo trabajo que se ha desarrollado desde la barriada y el campo por el rescate del deporte Rey (Pobre pero Rey), que a multitudes de organizaciones sociales ha contribuido para la organización del pueblo en su conjunto.


El mundial es nuestro y no debe ser una consigna aislada del panorama coyuntural que vivimos con el efervescente encuentro en Brasil, nuestra organización debe ir en pro a proyectar el deporte como elemento de la lucha popular y de organización, para poner frente al desmedido accionar de las empresas por arrebatarnos el fútbol y hacerlo cada vez más un deporte de la élite mundial.


Diría entonces nuestro camarada y compañero, Diego Armando Maradona, dirigiéndose a esta élite encarnada en el fútbol mundial "A la FIFA no le interesa el fútbol, sólo el negocio. Son viejos agarrados a sus puestos por el dinero", muestra de ello es entonces que nuestra labor está por el hacer y fortalecer, con cada pase y definición, un gigante paso para la organización.





Proletarios de todos los países, unidos, a construir nuestro mundial.