1 de noviembre de 2011

En Campo Rubiales la explotación no cesa.



En una muestra de la manipulación que se puede presentar con los procesos en que el pueblo empieza a despertar de su situación de explotación, la normalidad que se anunció hace unos días en Campo Rubiales y los supuestos acuerdos a los que se había llegado fueron totalmente manipulados y las condiciones de los trabajadores aún no mejoran.
A este acuerdo se llegó con una minoría de los trabajadores y no recogió las principales propuestas que tenían el grueso de los mismos. Pacific Rubiales nunca estuvo en actitud de negociación y dejó por fuera a la Unión Sindical Obrera (USO)de las discusiones. Ante esta situación el pueblo nuevamente para sus actividades laborales y se declara en asamblea permanente para presionar y hacer efectivas sus demandas.
Así mismo, de nuevo la represión no se hace esperar y el 26 de octubre, esta llega a los sitios de concentración en los que se encontraban los trabajadores y hacen desalojar aproximadamente a 1000 personas para despejar los campos petroleros. Se hace la denuncia también de la presencia de policías infiltrados tanto en los procesos de movilización como en los procesos asamblearios que se han dado alrededor de esta lucha.    
La acción de los trabajadores es una muestra de que las luchas se dan desde muchos espacios en este país. Que si hoy a los estudiantes les afecta  la ley de educación actual y la reforma que se propone, en la sociedad son miles las problemáticas que afectan a la población y que nos deben interesar de la misma manera.

Hacemos las denuncias correspondientes al ver que en los medios de comunicación no se habla de esto, no se muestra la realidad, pero si hay titulares que dicen: “Inversión extranjera en Colombia alcanzaba US$ 11.543 millones a octubre”. De esta inversión el 84% estuvo dirigido a la explotación de petróleos. Pero, ¿cuando al país le ha servido la inversión extranjera si las condiciones del pueblo nunca mejoran? Tomando como ejemplo, es inaudito que en poblaciones como Pacific Rubiales hayan niños que mueran de hambre.

Estamos cansados de que las empresas multinacionales exploten nuestros recursos naturales indiscriminadamente y lo hagan abusando tanto de nuestra tierra como de nuestro pueblo. Estas empresas nunca se van a interesar por un bien de las comunidades sino que sólo les interesa su enriquecimiento a costa de cualquier cosa. Así que rechazamos la presencia de empresas multinacionales en nuestros territorios y la represión a la cual se ven expuestos los trabajadores en Campo Rubiales por parte de la fuerza pública.