31 de marzo de 2014

Así, el Distrito defiende el grafiti en Bogotá: LAS CIUDADES QUE HABLAN


LAS CIUDADES QUE HABLAN
Las ciudades son como organismos vivos, crecen, se desarrollan e incluso con frecuencia se enferman. Las calles son entonces, un enorme sistema de circulación y los edificios férreas estructuras óseas. Como nosotros, las ciudades tienen un carácter, un espíritu que las transforma y las motiva, que suele estar en debate con el resto del cuerpo y lo reta cada vez que puede. Ese espíritu a veces abstracto, a veces contundente y presente es el ARTE.
Esta metáfora que se le ha ocurrido a varios académicos y filósofos que piensan las ciudades, está presente en un inquietante grafiti de la carrera 30 en Bogotá. Sobre la calle 26 no muy lejos, en un gesto histórico del IDARTES que le da espacio a los nuevos muralistas del siglo XXI, un par de jóvenes del Bronx víctimas y victimarios de la violencia que produce la misma ciudad, se dan un estremecedor beso que alcanza la altura de un edificio de 8 pisos y es réplica de aquella famosa fotografía de Robert Dosneau. No muy lejos, los esqueletos de un par de mamuts en medio de una lujuriosa lluvia de signo pesos protestan por la explotación minera, justo al lado para evitar cualquier otra interpretación se resalta en colores vivos la frase ¨Tejiendo esperanza¨.
Las ciudades del siglo XXI no sólo quieren ser inteligentes, ambientalmente sostenibles sino que desean hablar y mostrar a través de sus muros las cosas buenas y malas que las habitan. Los muros son la impronta de una generación, la ventana a la mente de cientos de jóvenes y artistas que hacen de la calle un espacio para ejercer la libertad creativa y la oportunidad de transformar la relación del ciudadano con el espacio público que le pertenece.
Pero como toda libertad trae consigo nuevas responsabilidades, la autorregulación es el mejor camino para que los artistas sepan dónde y para qué pintar. El patrimonio arquitectónico o artístico, por ejemplo, son espacios sagrados que deben respetarse entendiendo que en ellos está grabada también la mirada de un tiempo y el anhelo colectivo de una sociedad que ha decidido preservar la memoria en ese monumento, de la misma forma los espacios privados pueden habilitarse con una gestión oportuna y el sector público está repleto de lugares que pueden ser intervenidos.
Es importante también hacer la distinción entre el arte urbano y otro tipo de grafiti que llega al espacio público como marca territorial entre grupos de jóvenes, como mensaje de la protesta social o emblema de una barra de fútbol o cultura urbana determinada. Todas ellas producto de distintos procesos sociales y urbanos que necesitan otro tipo de acompañamiento, e incluso en algunos casos de regulación.
Tras la aprobación del acuerdo 482 de 2011 la administración distrital asume la difícil tarea de regular lo que por sustancia pareciera difícilmente regulable. Aunque ya existe un decreto distrital que debe promover acciones transversales e intersectoriales, en el IDARTES hemos insistido en el fomento de las buenas prácticas, la apertura de convocatorias para crear en espacios no convencionales, la autorregulación afirmativa y responsable, la sanción social y sectorial de quienes no cumplan con los acuerdos, la comunicación alternativa y el desarrollo de intervenciones en corredores principales de la ciudad, que permiten que la ciudad de Bogotá hable a través de sus muros.
Bogotá, como otras grandes ciudades, es escenario de muchos cambios y transformaciones. Lejos de ser uniforme y homogénea, nuestra ciudad presenta una enorme pluralidad de mundos, usos, prácticas formas de encuentro y socialización. Esa creciente complejidad nos muestra una Bogotá en la que sobre los sentimientos de miedo o pérdida de valores, emergen nuevos mundos, maneras de ver y hacer, se redefinen sujetos y colectividades y se construyen nuevos sentidos. Las ciudades son el lugar del orden y a la vez del deseo de transgredirlo, de lo dado y de la afirmación de lo posible. Allí, entretejidos con una realidad intensa surgen nuevas sensibilidades, se mueven nuevas pasiones, se habitan nuevas prácticas culturales que retan con creatividad lo establecido, que reclaman transformaciones sociales.
En Bogotá trabajamos para que te sientas vivo.
SANTIAGO TRUJILLO ESCOBAR

DIRECTOR DE IDARTES