13 de abril de 2013

Preocupaciones y propuestas sobre los proyectos de renovación urbana y su impacto para la Universidad Nacional (Comité de Representantes Profesorales UN-Bogotá)




El jueves 4 de abril se llevó a cabo el foro Renovación Urbana del CAN y la Universidad Nacional convocado por la Representación Profesoral, con la participación del Secretario Distrital de Planeación, Gerardo Ardila, profesor del Instituto de Estudios Urbanos de la Universidad, y delegados del Rector, miembros de la comisión encargada del tema, los profesores Jorge Iván Bula, Vicerrector General, Jaime Franky, Director de Unimedios, Rodrigo Cortés, decano de la Facultad de  Artes, y Pablo Gamboa y Leonardo Álvarez, profesores de la facultad de Artes. Después de las presentaciones y el debate sobre el tema, la Representación Profesoral quiere expresar a la comunidad universitaria una serie de preocupaciones y propuestas al respecto, con el fin de ampliar el debate sobre un asunto de interés nacional y no solamente institucional.

El proyecto de Renovación Urbana del CAN es, sin duda alguna, un proyecto neurálgico del gobierno nacional que involucra enormes intereses económicos alrededor de un negocio inmobiliario de más de cuatro millones de metros cuadrados para los próximos 20 años al que se le han otorgado todos los instrumentos legales del orden nacional para su ejecución. La Empresa Nacional de Renovación Urbana Virgilio Barco Vargas (ENRU-VBV), que lo ejecuta, es una Sociedad Anónima Simplificada (SAS), de alianza público-privada, gerenciada por el señor Andrés Escobar Uribe, gerente estrella de los proyectos inmobiliarios del grupo Luis Carlos Sarmiento Angulo, aunque no se sepa cuál ha sido la inversión de este grupo en su constitución.

Si bien la ENRU-VBV no ha hecho una propuesta técnica, en febrero de 2013 la Rectoría recibió una carta oficial del señor Escobar en la que hace propuestas compensatorias por la incorporación de los predios de la Clínica Santa Rosa, de la Unidad Camilo Torres y del Edificio Uriel Gutiérrez en el proyecto de renovación del CAN. En conversaciones entre la Alcaldía, la Presidencia y la ENRU-VBV se ha planteado la alternativa de ceder el predio de la Clínica Santa Rosa a cambio de una inversión para recuperar el Hospital San Juan de Dios como el hospital universitario de la Universidad. Según informó el Secretario Distrital de Planeación, el proyecto del CAN no es el único. La Universidad está rodeada de proyectos urbanísticos de gran calado, en particular, el proyecto del área aledaña al estadio El Campín y el liderado por Corferias en sus alrededores.

La modificación del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) por debatirse en el Concejo de la ciudad tiene como propósito establecer las reglas generales que permitan reconocer los múltiples usos que se han venido dando en la ciudad, disminuir la segregación socioespacial y facilitar el desarrollo de grandes proyectos de renovación. En tal sentido, la propuesta establece que el área del campus principal de la Sede Bogotá, esto es, el limitado por la malla, es un “Patrimonio cultural construido del grupo urbano”. Asimismo, demarca el área del CAN, incluyendo los predios de la Universidad mencionados, con usos que permiten desarrollar el proyecto de renovación como “área de actividad económica intensiva” y “edificabilidad resultante”. Sin embargo, en los estudios técnicos de la Secretaría Distrital de Planeación (SDP) sobre la viabilidad financiera del proyecto de renovación del CAN se sustentó que el mismo es rentable sin incluir predios de la Universidad.

En estas condiciones, cabe considerar si la Universidad se limita a esperar la recepción de ofertas y asume una perspectiva de negociación de predios, con un cálculo superficial de costo-beneficio, cuando éste es un asunto político de grandes dimensiones. Decisiones que afecten el campus ampliado de la Universidad Nacional –llamado “campus continuo” por los técnicos-, esto es, su patrimonio institucional autónomo asignado por el Estado para sus funciones misionales, deben ser objeto de discusión pública por parte de la sociedad colombiana, comenzando por la comunidad universitaria (profesores, estudiantes, trabajadores y padres de familia), si se quiere asumir en serio su consideración como “patrimonio cultural”, con lo que esta denominación significa desde el punto de vista de la historia, la identidad nacional, las áreas verdes y la calidad de vida urbana.

Con base en lo anterior, la Representación Profesoral, teniendo en cuenta los aportes del foro realizado, presenta a las directivas de la Universidad y a la comunidad universitaria las siguientes propuestas:

  1. Hacer de este tema un asunto de interés nacional y, por lo tanto, desarrollar las estrategias necesarias para generar los espacios de discusión, movilización y decisión pública más adecuados para defender y fortalecer la inversión pública en el campus ampliado o continuo de la Universidad. Debe discutirse la asimilación del “interés general” a la rentabilidad de inversionistas privados.
  2. Abrir espacios de discusión en el interior de la Universidad con el fin de construir acuerdos que permitan asumir decisiones institucionales de largo plazo frente a los proyectos de renovación urbana, comenzando por la calidad técnica del proyecto del CAN.
  3. Agilizar la capacidad de respuesta institucional de manera que se construyan los escenarios y las alternativas más adecuadas para preservar y fortalecer el patrimonio institucional en contraposición a su expropiación y uso para intereses lucrativos. Esto requiere la participación urgente y prioritaria en el debate en el Concejo sobre la modificación del POT, la declaración de “patrimonio cultural del grupo urbano”, la construcción y presentación de iniciativas sobre el fortalecimiento del campus al más alto nivel de gobierno, entre otras opciones.


Cualquier decisión que se adopte frente a esta situación requiere el máximo de transparencia, debate y legitimidad, por lo cual no debe quedarse en el ámbito de un grupo de técnicos designado por la administración académica de turno.

Comité de Representantes Profesorales UN-Bogotá
Bogotá, 8 de abril de 2013