26 de agosto de 2013

Esmad arremete contra jardín infantil y comunidad indígena

Esmad arremete contra jardín infantil y comunidad indígena del pueblo Quillasinga vía a oriente corregimiento de San Fernando, departamento de Nariño

Lunes 26 de agosto de 2013, por Marcha Patriótica Nariño
El pasado viernes 23 de Agosto de 2013 siendo las 11:00 am el escuadrón móvil anti disturbios ESMAD bajo el mando del general Mena arremetió contra la Comunidad Indígena Quillasinga que se encontraba manifestándose de manera pacífica y a quienes les fueron lanzados gases por el ESMAD de manera indiscriminada afectando a la comunidad indígena que se encontraba a un lado de la carretera y ya habían hablado con la fuerza pública

2. En ese momento llego el ESMAD y de manera grosera les lanzo piedras, gases lacrimógenos apuntando a las cabezas y a los cuerpos de las personas, gritaron insultos e hicieron señas en el cuello de que los iban a matar y les decían a los manifestantes “para nosotros no es nada disparar porque somos reinsertados”
3. Manifestantes que ante el abuso respondieron tirando piedras. El ESMAD avanza y llegan al punto donde se encontraba la cocina, disparan gases lacrimógenos y uno de ellos cae en la olla de la sopa, la tiran al piso se paran encima de las ollas, riegan el arroz y lanzan las papas a la carretera en la cocina
4. Hacían presencia solo mujeres, dos de ellas jóvenes estudiantes de la universidad de Nariño a quienes las tiran al suelo, las agarran del cabello, las arrastran por la carretera y les gritan “a las mujeres les hacemos esto y a los hombres los correteamos”
5. El ESMAD retiene a 6 personas y las suben al camión, sigue avanzando y entran a una tienda en San Fernando gritando “nosotros somos autoridad” y agreden físicamente a la señora dueña de la tienda de 50 años de edad
6. Continúan persiguiendo al grupo de manifestantes hasta San Fernando alto mientras les disparan munición recalzada, balas de goma y gases lacrimógenos hasta que se ubicaron alrededor del Hogar Infantil Nuestros Primeros Pasos perteneciente al ICBF, rompen el vidrio con una granada de aturdimiento, entran insultando y gritando “pastusos brutos, hijueputas, tontos” y golpean al dueño de la casa el señor Jesús López Narvaez;
7. La señora encargada del hogar infantil Gladis Margoth Bravo Martínez empieza a gritar y a pedir auxilio y les dice a los hombres del ESMAD que es un hogar infantil, que hay niños que por favor respeten.
8. Los 12 niños del hogar infantil entran en pánico, lloran, gritan que están sordos y ciegos, vomitan y presentan irritaciones severas en los ojos y asfixia producto del gas lacrimógeno; los vecinos llegan al sitio y logran sacar a los niños a un lugar seguro, la gente empieza a filmar y los agentes del ESMAD también graban con los celulares personales y les gritan de manera constante a los manifestantes insultos y nuevamente agreden al Señor Jesús López Narváez quien grababa los hechos.
9. Siendo ya las 6:00 pm llega la Defensoría del Pueblo la gente rodea la camioneta y se disponen a denunciar los atropellos de la fuerza pública.
10. Cuando los delegados de la defensoría del pueblo reciben los testimonios de la gente los hombres del ESMAD salen corriendo, se suben al camión y a las camionetas y se van del lugar.
11. Esta situación duro desde las 11:00 am hasta las 5:30 pm y en el transcurso de este tiempo fue herido por un disparo de Truflay a tan solo 20 centímetros de distancia en el estomago el señor Víctor Díaz quien se acerco al ESMAD para poder interlocutar y evitar más desmanes y abusos de la fuerza pública.
Las comunidades en resistencia exigimos respeto por el derecho constitucional a la protesta social derecho que se ha visto violado por parte de Agentes del Estado.
Convocamos a las instituciones del Estado e intergubernamentales, organizaciones defensoras de derechos humanos, a la cooperación internacional con misiones de carácter humanitario en el departamento de Nariño, encargadas de prevenir, promover y proteger los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario, denunciar la criminalización que impone el Estado Colombiano frente a comunidades en resistencia.