22 de septiembre de 2013

Como el ave fenix, El San Juan renace de las cenizas. SITUACIÓN ACTUAL DEL SAN JUAN EN LA VOZ DE 3 TRABAJADORES


El día 22 de julio se desarrolló la última jornada de limpieza del piso de consulta externa del hospital San Juan de Dios el cuál se reabrirá al público para prestar servicios de prevención y promoción de la salud, tras la iniciativa auto gestionada de los trabajadores para hacerle presión al gobierno y trabajar de manera voluntaria, con todo en contra, por el derecho a la salud. La reinauguración será los días 27, 28 y 29 y previó a tal magno momento para la historia de las luchas del pueblo colombiano, entrevistamos a tres grandes que siempre han estado en la lucha por no dejar caer el San Juan, aquí están sus apreciaciones.

Entrevista a Don Gustavo.
Rebelde: Hace cuanto se cierra el San Juan y por qué razón.
G. El San Juan se cierra en 1999-2000 porque no era un hospital viable económicamente, no se podía adaptar a las nuevas reglas de la ley 100, entonces ellos optaron por cerrarlo porque no era económicamente sostenible, cuando todo esto es mentira porque el San Juan es uno de los hospitales más ricos de Latinoamérica, tiene 3 fincas que fácilmente podrían sostenerlo pero la corrupción ha evitado que funcione. Ellos se dividieron la plata del San Juan y lo cerraron para tapar el robo tan grande que hicieron.
REBELDE: Y que significa para ustedes los trabajadores estos años de cierre del San Juan.
G. En esta experiencia uno aprende a tocar fondo entre lo más pobre, uno se enseña a ser más humilde, aprende a compartir con los compañeros, con las personas que rodean el hospital, aprende de las estrategias que usa el estado para llevar a cabo su masacre, de esas estrategias uno aprende y empieza a defenderse.
REBELDE: Por qué se toma la iniciativa de reabrir el San Juan, qué significa eso para el San Juan de Dios.
G. El San Juan lo abrimos en primer lugar porque vemos la incapacidad que el estado ha mostrado para abrirlo como hospital universitario según la ley 735; los unos se demoran, los otros con sus procesos corrupto no quieren que se abra, los jueces asi tengamos la razón y podamos ganar el pleito le tumban a uno la tutela. Desde luego que nosotros hemos estado en pelea y nos dimos cuenta que llamando al estado a una conciliación nos dieron el hospital en garantía de pago de nuestras acreencias laborales, ya después de 14 años nos dimos cuenta que no tienen ni ganas de pagar.
 Ver como la gente sufre tanto por la salud, que les dan el paseo de la muerte, que no le dedican tiempo al paciente y por eso se ve mucho riesgo de muerte nos motivo a invitar a la comunidad para que abramos nuestro hospital y hagamos de la salud un derecho.
REBELDE: Que expectativas se tienen a futuro, que es lo máximo que se aspira alcanzar con la reapertura del San Juan.
G. La reapertura del San Juan para mi tiene un significado grande, es poderle ganar una batalla de 14 años al estado, es poder invitar a la comunidad a que se empodere de nuestros elementos públicos, que no los dejemos desbaratar, es como una invitación a demostrar verraquera, que de pronto nos puede costar la vida porque usted sabe que la pelea con el estado es jodida. Es poderle dar el uso al hospital que tenía antes, el cual era únicamente la atención a las personas menos favorecidas. Yo sé que tenemos unas comunidades grandes que nos ayudan mucho; la comunidad más grande que yo he visto siempre son los estudiantes, ellos tienen voluntad, nos ayudan de una manera u otra, siempre a donde usted llegue y hay un problema social el estudiante es el que se apropia y le va a dar trascendencia a esas problemáticas.

Entrevista a Doña Edelmira
REBELDE: Qué ha significado para usted todos estos años de cierre del San Juan, cuál ha sido la convivencia de los trabajadores, cómo se han sostenido los trabajadores con el San Juan cerrado.
E. Para nosotros esto es crímenes de estado de los gobiernos de turno. Nosotros lo hemos llevado enmendando la vida, viviendo inhumanamente, somos víctimas del estado, condenados a morir como hay muchos compañeros que han muerto esperando su pensión, como hay muchos que están enfermos mentales, divagando y viviendo en las calles, algunos totalmente en el alcohol, esto son crímenes de lesa humanidad, con las comunidades, estudiantes, trabajadores y pacientes, pero somos valientes y capaces.
Estamos acá convencidos que los hospitales no se los vamos a entregar a los gobiernos de turno, que es lo único que queda para que se roben y entierren los robos del centro nacional universitario y hospitalario San Juan de Dios, ya que a hoy  a la fecha hay 354 ventas que ha hecho la gobernación de Cundinamarca. Si nosotros somos indolentes –estudiantes, trabajadores, como se llamen- de salvar nuestro hospital seguiremos igual, articulados todos trabajando por el bien de las comunidades, podemos salvar este hospital, que es de los únicos en América latina, con sus equipos, con tecnología, con saber; y como es la cuna de la medicina, seríamos muy indolentes si se lo dejamos en bandeja de plata al gobierno, yo por eso hago un llamado a todos los que estamos y no estamos, para que exijamos el gobierno a que nos devuelva el legado de José Joaquín Vargas y que nos reactiven nuestro hospital, para devolverlo a la comunidad, no para volver esto negocio de zona franca y ciudad salud –que las detestamos-. Aquí se tiene que hacer valer la ley 735 que obliga a los entes que tienen responsabilidad con el materno y el San Juan a reactivarlas para que nos devuelvan los derechos del pueblo colombiano, aquí no estamos esperando el negocio, esto es un colectivo de personas que tenemos el corazón listo para hacer lo que tengamos de hacer sin ánimo de lucro sin intereses politiqueros, cada uno dando lo que tiene.
Tenemos entendido que la gobernación de Cundinamarca en el mandato de Pablo Ardila, delegó en Ana Karenina, una persona particular para que nos pagase a nosotros deberes y obligaciones que la institución tenía con los trabajadores; la señora se auto delegó a liquidar las instituciones cuando ella no es autónoma para que las liquide y mucho para que desmantele todo el hospital como lo hizo. Todas las entidades del mundo saben que ella desmantela los hospitales y no hay quien la controle.
Aquí nada de mercantilización con la vida de los seres humanos, aquí tenemos que salvar vidas.
REBELDE: En el sentido de esa lucha que ustedes vienen dando, que significa esta reapertura del San Juan.
E. Todo. Nosotros nos negamos a entregarle las instituciones en bandeja de plata para que terminen de róbaselas.
No hemos aunque hemos querido no hemos podido hacer nada ante eso ya que la defensoría, la personería, la procuraduría, todos saben y dicen que no pueden hacer nada porque están en liquidación. Alguna vez yo llamé al personero y me dijo “usted es dueña, usted tiene recibos de lo que se están sacando” y le dije “no señor yo soy una trabajadora”, el me respondió “entonces deje que la señora Ana Karenina haga su trabajo, si usted no es dueña no tiene nada ahí”. Otra vez había seis furgones que sacaron todos los equipos y yo fui a la fiscalía, donde nos dijeron que no podían hacer nada y se hicieron los de la vista gorda, los camiones a la madrugada se fueron porque la policía no hizo nada, pero cuando Karenina viene la policía y la celaduría la custodian. Y qué hacemos Nosotros, estamos invitando a la opinión pública a que venga y reclame ese hospital y que no lo entregue a cambio de nada.

Entrevista al Padre
REBELDE: Que significa la sentencia 735.

P. Lo que los trabajadores estamos peleando, porque en el año 2002 se dictó la ley 735 de hospitales universitarios, que es básicamente para el San Juan, lo que hizo fue blindar este hospital contra el negocio de la salud que lo trajo Alvaro Uribe cuando fue ponente de la ley 100, en la ley 100 vemos a la salud como un negocio como una vulgar mercancía, al paciente como un cliente, mientras que la ley 735 sin ser la panacea, trata de darle algo de dignidad a lo que es la salud, entonces básicamente se quiere no que se trabaje con el hospital de la victoria que es ley 100 sino bajo la ley que dictaron en el 2002 que no han querido reglamentar, que es la ley de hospitales universitarios.