23 de septiembre de 2013

La UPN y su apuesta de “Entornos Amables”.

Unos cuantos estarán enterados de en qué consiste esta dichosa apuesta que se ha presentado a muchos como un emprendedor proceso que hace parte del proyecto Con-vivencias, pero es necesario que todos tengamos claro de qué de trata realmente esta “buena” iniciativa de la Administración de la Universidad Pedagógica Nacional.

Uno de los principales argumentos bajo los cuales se plantea este proyecto es la defensa y la debida utilización de lo público en la Universidad, es entonces donde surge la pregunta ¿la Administración y Bienestar Universitario van a defender la Educación? Ya sabemos cuál es la respuesta, lo que para ellos es público tan sólo abarca la planta física de la Universidad: un “Entorno Amable”, una campaña conjunta con la alcaldía de Chapinero que busca “rescatar” el espacio público y darle su respectivo uso, es decir un uso común, de todos y para todos, hasta este momento todo suena muy bien.

Una universidad que recibiría modificaciones en el transcurso de este semestre así:

                     Sanitarias:
- Baños, Tuberías, Tanques e implementación de Motobombas (Sin terminar).
- Existe la leve sospecha de la implementación de cámaras de seguridad dentro de estos espacios.

                     Ambientales:
- Puntos Ecológicos (El reciclaje es un paso pero no lo es todo)

                     Espacio Público:
- Rediseño de Jardineras (Cada quien tiene, o puede dar, una respuesta al porqué de esta medida)
-Levantamiento de casetas (No eran sólo casetas, eran espacios culturales de los estudiantes y para los estudiantes)
-Implementación del Programa Bici–UPN (Una de las modificaciones más confusas para los estudiantes, de la cual aún no se tiene conocimiento del para qué funciona)
-Re-habilitar los espacios de la universidad. (Para algunos los estudiantes no habitan la universidad, por el contrario sólo la ocupan, algo refutable cuando muchos pasan más del 60% del día en la institución tan sólo en actividades de índole académica)

                     Infraestructura, reparaciones locativas y mobiliario:
- Restaurante (En cual se retiran mesas y se ubican objetos como una mesa de billar, un futbolito y una mesa de pin-pon, lo cual es reprochable ya que en un primer punto  el espacio vital disminuye provocando así el aumento del hacinamiento que existe en la hora del almuerzo. Y como segundo punto el despilfarro del presupuesto en estos implementos, sabiendo que las salidas pedagógicas son precarias y que los laboratorios no tienen ni equipos ni material en buen estado.
                    Se arreglaron algunos pupitres, se retiró la reja de la entrada de la 73, entre otras.

Todo esto sucede ahora en la sede de la 72, pero y ¿qué pasa con Valmaría o con las demás sedes?. La sede de Valmaría sigue presentando fuertes problemáticas no solamente de infraestructura, sino también de presión y seguimiento a estudiantes y profesores. Los y las estudiantes que reciben clases allí no pueden pintar un mural porque seguidamente es borrado.
Ahora la discusión que se plantea es: si la universidad no contaba con los recursos económicos, por ejemplo para las tan canceladas salidas de campo, entonces ¿de dónde proviene el dinero con el cual la Administración costea este entorno tan amable? ¿Se pude llamar entorno amable el cual no es digno para los y las estudiantes, docentes y trabajadores? 
¿Es amable el continuo seguimiento y  persecución a estudiantes, profesores o funcionarios que plantean o trabajan para mejorar la universidad? Estas y más preguntas son las que surgen y a las que hay que darle debate y solución.

Para muchos y muchas las camisetas, manillas, poster y afiches que dicen #Yo soy UPN y que son portadas por los administrativos, pueden parecerles agradables pero otros preferiríamos ver reflejadas esas cantidades de dinero invertidas en calidad educativa, en el mejoramiento de la universidad y para cambiar la constante respuesta negativa que se le ha dado a la comunidad estudiantil, docente y de trabajadores ante muchos proyectos, iniciativas y exigencias que constituyen lo verdadero de la Universidad Pública: La educación y la participación sin restricciones a la sociedad colombiana.

Así que se hace la invitación a todos y todas a participar en las diferentes posiciones alternativas que existen en la universidad y que plantean propuestas para el mejoramiento de esta, asimismo a informarse de la situación que ha y sigue atravesando la Universidad Pedagógica Nacional para no comer entero, como dice el dicho, y así poder construir un mejor espacio, una universidad que brinde oportunidades en vez de arrebatarlas como está pasando actualmente.