2 de mayo de 2012

Los hostigamientos del ESMAD


 
Ya a las 9 de la mañana el ESMAD había detenido  a varios jóvenes, según ellos las personas vestidas de negro no tenían derecho a marchar, por lo cual manoseaban a todo el que se atravesara; se evidenciaba fácilmente que su objetivo no era cuidar la marcha, era impedirla.

El ESMAD  mostraba como pruebas de detención desde pin pones hasta bufandas, cabe resaltar que tomaban los pin pones y se los estallaban a los jóvenes mientras se burlaban y los amenazaban con palizas y hasta violaciones.

No bastando con eso el agente del ESMAD  identificado con el número 108403 plantaba pruebas a los detenidos,  unas tan estúpidas como piedras, otras de mayor peligrosidad como explosivos. Lo que deja una pregunta ¿Qué hace un agente del ESMAD con explosivos en una marcha? Lamentablemente el mismo agente, robó la cámara que grabo el hecho, se llevo el explosivo y huyo.

Con golpes e insultos los detenidos eran subidos a los camiones ya a las 10 habían 3 camiones llenos y al final de la jornada se reportó un total de 148 detenidos al parecer estaban dando días libres entre más detenidos hubieran.

 Ya en la marcha el ESMAD y la fuerza disponible atacaban sin medirse, arrojaban bombas aturdidoras al cuerpo de los manifestantes, se excedían en el uso de gas lacrimógeno, la plaza de Bolívar y la de San Victorino fueron desalojadas con  gases sin preocuparse por los niños  que estaban allí y las patrullas motorizadas pasaban por todos lados sin preocuparse por atropellar a alguien.

A pesar de todos los intentos de la fuerza pública por impedir la marcha el evento se logró y se pudo demostrar que las acciones represivas del Estado no son suficientes para parar la organización popular y la rebeldía de la juventud