30 de mayo de 2012

Sobre cómo el Estado oculta un paro



Aunque el gobierno y los medios de comunicación querían mostrar el Paro Nacional Estatal como un simple trancón y mucho desorden, una movilización tan grande es difícil de desdibujar, por eso este artículo mostrará las razones del paro y las formas que utilizó el Estado para sabotear  la marcha utilizando policías infiltrados y finalmente reprimiendo la protesta.

En Colombia, las protestas se dan ante la incapacidad del Estado de generar bienestar y cumplir sus acuerdos, por esto las principales centrales sindicales convocaron para el 30 de mayo un paro nacional, pese a la advertencia de un paro inminente el gobierno Santos no negoció, pues sabe muy bien que con ayuda de los aparates estatales y paraestatales puede controlar cualquier protesta.

El objetivo del paro era reivindicar y luchar por derechos laborales y del pueblo como lo son: la salud, la educación, un empleo digno etc. Era de esperarse que las universidades y los colegios públicos se incorporaran a la movilización, por eso las calles contaron con la presencia de estudiantes de secundaria, del SENA y de varias universidades quienes junto a los trabajadores y profesores se movilizaron para presionar al gobierno para que cumpla sus obligaciones.

Sin embargo el ESMAD y la policía debían cumplir su objetivo; boicotear la movilización; para lo cual utilizaron infiltrados para que sabotearan la marcha desde adentro y ellos sólo tuvieran que usar las armas legales para terminar la protesta.

Cuando el bloque de la Universidad Pedagógica Nacional cruzaba por la calle 32, se acercaron unos marchantes bastante particulares, estaban vestidos de negro y no arengaban como los demás, callaban mientras acompañaban la marcha, al llegar exactamente a la calle 18 con carrera séptima, dichos personajes emprenden un ataque contra el ESMAD, quienes reaccionan gaseando a diestra y siniestra, sin tener en cuenta que algunos niños y estudiantes de colegio cruzaban por allí, fue así como la represión se hizo contundente, algunas personas entraron en pánico y gritaban, otros lloraban, otros vomitaban agachados en el piso, todos entendían que los supuestos “estudiantes” que provocaron el ataque por parte de las fuerzas represoras no eran tal. 

Era una situación caótica que nadie esperaba ya que la intensión de la marcha nunca fue la confrontación. Al acercarse a la Plaza de Bolívar la marcha fue dividida, la Fuerza Disponible y el ESMAD empezaron a realizar cercos para encerrar a la gente y requisarla, la gente que pudo evadir los cercos se dirigió hacia la Plaza pero no había ingreso, habían dos cercos por cada entrada, El primero de ESMAD y el segundo de Fuerza Disponible y Carabineros, solo era permitida la salida. 

Al ser imposible el ingreso los estudiantes se dirigieron hacia la carrera sexta, donde había una pareja, la mujer de estatura media, cabello rubio y jeans, un hombre de edad madura gorra y  gafas de sol, que se acercaron a un hombre vestido de negro, le susurraron  algo y siguieron caminando, mientras este de inmediato saca del bolsillo de su chaqueta un radio de comunicación y empieza a dar una descripción de la vestimenta de algunos marchantes, al darse cuenta de ello, los estudiantes reaccionan y es así como llega un agente de Policía quien se le hace al lado al hombre mientras este continua hablando por el radio.

VEA AQUI IMAGENES DE LA JORNADA

Estos son algunos de los infiltrados en la marcha