28 de noviembre de 2012

Carta de Solidaridad UPN






Bogotá D.C, 28 de noviembre de 2012

Universidad Pedagógica Nacional
Departamento de Humanidades
Multiestamentaria derechos  humanos-UPN


Desde la Mesa Distrital de Artes (MEDIA) nos pronunciamos frente a los actos que han golpeado fuertemente a la Universidad Pedagógica Nacional y alzamos nuestra voz de rechazo a las amenazas, represión y violación de la autonomía universitaria que ha sufrido nuestra universidad.

En primera medida rechazamos rotundamente las amenazas  dirigidas a los profesores Renán Vega Cantor  y Adolfo León Atehortúa Cruz y el extraño robo  realizado a la profesora Maria Teresa Vela.
En segunda medida rechazamos la ola de represión que ha sufrido y sigue sufriendo  la Universidad Pedagógica Nacional,  al igual que los señalamientos y la  estigmatización hacia la comunidad educativa, en este punto queremos hacer énfasis en la detención del compañero egresado de la Licenciatura en Ciencias Sociales Carlo Carrillo, quien se encuentra en la cárcel de Bucaramanga junto con dos estudiantes de la UPN, frente a esta situación la Universidad no se ha pronunciado, teniendo a dos de sus estudiantes activas y cuyos procesos judiciales se encuentra en este momento pausados .

Todos estos actos junto con el allanamiento realizado a la UPN son pruebas claras de represión y violación a la autonomía universitaria.

Hoy queremos hacer un saludo y acto de solidaridad a los profesores implicados en dicha situación tan incómoda e insegura y a los compañeros detenidos, nosotros creemos fielmente en la dignidad de ellos*. Brindamos todo nuestro apoyo a la comunidad educativa y a nuestra universidad, la UPN.

Con gran amor, solidaridad y fraternidad.
*Anexamos los comunicados públicos realizados por la familia y compañeros de Carlo Carrillo.


                      
Descripción: 417631_10150597415527029_504849679_n.jpg
Mesa Distrital de Artes (MEDIA).

ANEXOS.

COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA
¡NI UNO MÁS!

Colombia: más de 9000 presos políticos
 Pagamos tributo a la calamidad con nuestras lamentaciones  y luego, de manera inevitable y sin sentirnos cohibidos  en lo menor, pasamos apreciarla como un espectáculo teatral.
Thomas  De Quincey
Un cordial y caluroso saludo.

En este momento  Carlo Alexander Carrillo Galvis, Docente de Ciencias Sociales, egresado de la
Universidad Pedagógica Nacional y Narrador oral, se encuentra privado de su libertad. El pasado 26  de septiembre del presente año fue capturado junto con seis jóvenes más en  inmediaciones del  municipio de  Lebrija, Santander,  señalado por las autoridades judiciales de ser colaborador de la  guerrilla de las FARC,  imputándole cargos de activista, reclutador y manejador de masas en Villavicencio, Meta.

Ante tan dolorosa, indignante e impotente situación sus familiares, amigos, compañeros y estudiantes manifestamos los siguientes puntos:

1. Es inconcebible,  que sean los Medios de Comunicación, realmente, Medios de Desinformación, quienes tengan la potestad para ejercer altos grados de señalamiento, denigración, estigmatización y violencia en contra de ciudadanos inocentes que se encuentran envueltos en espectáculos judiciales de conveniencia al Estado. El gobierno de turno,  hace uso de esta circunstancia para evidenciar  supuestos resultados de la tan eficiente política de seguridad.

En este sentido rechazamos y denunciamos el tratamiento que le dieron a la “Noticia” medios como  Caracol Noticias y el Diario El Espectador, quienes mostraron a estas siete personas como delincuentes, colaboradores guerrilleros, sin realizar la debida consulta de quiénes son o cual ha sido su trayectoria, violando el derecho a la presunción de inocencia y al debido proceso que debe acompañar toda investigación judicial. No obstante, la actitud asumida por éstos medios no sorprende en un país como el nuestro, en donde la información presentada se caracteriza por su inmediatez y falta de rigurosidad.

2. Quienes conocemos a Carlo. y además, apreciamos su trabajo como Docente, lo sentimos como una persona comprometida con la formación de sujetos críticos, participativos y democráticos, por ello, rechazamos  el señalamiento de terrorista y  rebelión con el cual se le acusa. Interpretamos esta realidad como una forma específica de violencia, que no es fortuita, sino por el  contrario tiene  correspondencia con la organización del poder político, las representaciones sociales y los valores vigentes que hacen aceptable prácticas de persecución y señalamiento a quienes pensamos diferente.  Para citar solo algunos casos, el Profesor William Javier Díaz Ramírez,  Activista por el pensamiento crítico y los derechos humanos fue preso político, por supuestos vínculos con grupos guerrilleros, ya se encuentra en libertad, Miguel Ángel Beltrán Profesor de la Universidad Nacional, detenido por supuestos  vínculos con la Guerrilla, Sigfredo López ex secuestrado, envuelto el montajes judiciales por supuestos nexos con las FARC, Joaquín Pérez Becerra, periodista víctima de montaje Judicial  Así podríamos continuar la lista, que por cierto se convierte en un ejercicio de memoria que nos haría mucho bien para no olvidar el  hilo de la violencia estatal como parte de un complejo hegemónico.

3. Hacemos un llamado a las organizaciones de Derechos Humanos Nacionales e Internacionales para realizar un seguimiento y vigilancia del caso, ante la falta de garantías judiciales para garantizar un debido proceso judicial. Esto atendiendo a que las instituciones judiciales  colombianas no cuentan con la suficiente credibilidad y prestigio ante la búsqueda de verdad y justicia, en casos como éste.

4. La crisis por la que atraviesa el sector penitenciario, reflejado en el grado de hacinamiento y las pésimas condiciones de las cárceles de este país, es una preocupación general, que compartimos con quienes han sido víctimas de montajes judiciales,  y por incongruencias del Estado colombiano se encuentran injustamente privados de su libertad. Las personas sindicadas como Carlo Carrillo,   carecen de condiciones dignas dentro de la cárcel, consecuencia derivada de la falta de asignación de presupuesto público para la adecuación del sistema carcelario colombiano.

5. Como lo señala Antonio Gramsci, quien también padeció los barrotes de la distancia, la indiferencia y la injusticia en la cárcel, la Hegemonía  se entiende como un problema vinculado ciertamente a la fuerza pero sobre todo al consenso, a la adhesión social hacia un determinado sistema de valores y a una concepción del mundo en el que la  ideología desempeña un papel fundamental. Con el caso de Carlo y de muchos más, que hoy padecen la indiferencia de la justicia Colombiana, tenemos el reto constante, de discernir de la idea validada y promulgada sobre el “Terrorismo”, un término hegemónico acuñado desde hace muy poco, que se acomoda perfectamente en los discursos de quienes se suman a  la construcción del  otro como una amenaza.  Ahora la idea de solidaridad, amor, compañerismo y amistad nos deben unir en la denuncia y divulgación de esta situación.

6. Agradecemos de antemano a todas las personas que se han encontrado pendientes de la situación,  es un aliciente saber que Carlo está rodeado de seres Humanos valerosos en la solidaridad y el amor, quizás ese es el resultado del supuesto manejo de masas, un manejo de masas condensado en las risas, el buen humor, la narración oral, el rescate de la palabra, como lugar de enunciación en donde se encuentran los sueños de quienes trabajamos por construir un mundo mejor.

Concluimos diciendo, que rechazamos la repudiable  detención y posterior encarcelamiento de Carlo Carrillo, es un deber de las autoridades públicas  defender y garantizar el derecho  a la vida de las trabajadoras y trabajadores de la educación, y exigimos su libertad lo más pronto posible. 
¡TODOS SOMOS CARLO CARRILLO¡
¡NI UNO MÁS!


COMUNICADO A LA OPINIÓN PUBLICA
¡NI UNO MÁS!
Colombia: más de 8000 presos políticos
¡Carlo Carrillo, exigimos tu libertad!

¡NI UNO MÁS!

“Yo sueño con los ojos  Abiertos, y de día  Y noche siempre sueño.  Y sobre las espumas  Del ancho mar revuelto,  Y por entre las crespas  Arenas del desierto  Y del león pujante,  Monarca de mi pecho,  Montado alegremente  Sobre el sumiso cuello?  Un niño que me llama  Flotando siempre veo!”
 José Martí

Hoy, dos meses después de que el profesor de Ciencias Sociales Carlo Alexander  Carrillo, egresado de la Universidad Pedagógica Nacional fue detenido en Lebrija- Bucaramanga, junto con seis personas más señalado por las autoridades judiciales de ser activista, reclutador y manejador de masas . Ante estos señalamientos, las personas que los conocemos, manifestamos nuestro rechazo, así como afirmamos nuestra postura frente a su inocencia.
Transcurridos exactamente 62 días,  familiares, amigos, compañeros y estudiantes expresamos nuestro dolor, indignación e impotencia  frente a la  crítica situación por la que atraviesa Carlo. Es de nuestro interés hacer conocedora a la sociedad civil de esta realidad como una forma específica de violencia, que no es fortuita, sino por el contrario tiene correspondencia con la organización del poder político de un Estado que se empeña en  perseguir todo aquello que se manifiesta como libertad de pensamiento y libre acción política.

Con ello, no se pretende desconocer la penosa realidad que han tenido que afrontar generaciones enteras, al ser víctimas de persecución, señalamiento y montajes judiciales de parte del estado,  por el contrario se presenta como una reivindicación mediante la invitación a la ciudadanía a informarse y generar algún tipo de protesta respecto a los mecanismos utilizados por el estado colombiano para dar respuesta a políticas de seguridad.
Tenemos la responsabilidad de reflexionar acerca del costo que está generando la “concisa e incoherente” campaña de seguridad, ante la que han padecido cientos  de líderes comunitarios y políticos, estudiantes y profesores, señalados de vínculos con grupos armados.

 La creación de un estereotipo, de lo que significa el “otro”, nos recuerda las palabras que enunció Noam Chomsky en una entrevista que le realizaron en el año 2007 respecto a la política de seguridad norteamericana: “Nadie declara la guerra contra el terrorismo a menos que esté planeando emprender acciones masivas de terrorismo” y así interpretamos la persecución sistemática a la que han sido sometidos los compañeros que han manifestado abiertamente posturas de pensamiento crítico.

En teoría el Estado debería otorgar garantías para que los ciudadanos tengan plena libertad para crear y participar de manera activa y significativa en las transformaciones del entorno en el que se desempeñan, porque es ello lo que orienta el desarrollo de sus miembros y configura la convivencia en el horizonte de lo que consideramos valioso para cada sociedad. Pero al observar la realidad colombiana encontramos un escenario antagónico donde se vuelve  todo un reto sobrevivir con pensamiento diferente.

En este sentido, este comunicado a la opinión pública se convierte en una denuncia de la situación por la que atraviesa el Profesor Carlo Carrillo y una manifestación de apoyo, de parte de quienes creemos en la posibilidad de la construcción de un mundo mejor, un país con millones de posibilidades, en donde tengan cabida sectores, actores y contextos sociales de diferente naturaleza.

Nuestro apoyo siempre contigo, te esperamos, somos más quienes creemos en la excelente persona que eres y con fortaleza te acompañamos en esta nefasta realidad que al igual que Mandela, Gramsci y M Hernández te ha puesto  la cárcel como lugar para el debilitamiento y el resquebrajamiento. Ahora más que nunca con la dignidad que nos otorga el accionar y el pensamiento buscamos tu libertad.

Concluimos diciendo, que repudiamos la  detención y posterior encarcelamiento de Carlo Carrillo, es un deber de las autoridades públicas  defender y garantizar el derecho  a la vida de las trabajadoras y trabajadores de la educación, y exigimos su libertad lo más pronto posible. 

¡TODOS SOMOS CARLO CARRILLO¡
¡NI UNO MÁS!
porladignidaddecarlocarrillo@gmail.com