5 de noviembre de 2012

Comunicado: Estudiantes del Conservatorio del Tolima








Por medio de una asamblea permanente desde el pasado Lunes 1 de Octubre, los estudiantes del Conservatorio del Tolima manifiestan su inconformidad frente a la elección de Néstor Guarín como rector en propiedad, quien se ha desempeñado por más de 16 años en diferentes cargos directivos en la institución y ha contribuido de cierta forma a la crisis actual de la misma. La reciente elección de Néstor Guarín como rector en propiedad del Conservatorio del Tolima, posee ciertas irregularidades. EL consejo directivo a quien le corresponde realizar esta elección, cuenta con miembros que llevan más de 18 años, aun cuando en los estatutos se establece que solo son 2 años de permanencia; la elección del representante de los egresados al consejo directivo no se realizó por medio de una convocatoria abierta a través de la asociación de egresados del conservatorio del Tolima, además se puso en evidencia que los educandos y docentes de la institución no tienen mayor importancia en decisiones tan significativas como la elección de un rector para la institución, y aunque en las asambleas realizadas por parte de los mismos se tomara la decisión de elegir la propuesta de German Alberto Céspedes, considerada como la mejor alternativa para la institución, el consejo directivo actuó en contra de esta, sin poseer argumentos válidos. Uno de los motivos más importantes de esta crisis, es la situación económica. 

Según la ordenanza 0067 de 1991, el gobierno departamental debe darle a la institución el 1.8 % del presupuesto total anual, sin embargo, la gobernación del Tolima entro en la ley 550 de reajuste fiscal en el año 2000, hasta el 22 de agosto del 2008 y el conservatorio dejo de recibir este dinero. Para el año 2009 se debió empezar a recibir nuevamente el dinero, pero a la fecha, la ordenanza no se ha hecho efectiva, ascendiendo así la deuda del gobierno departamental a 42 mil millones de pesos aproximadamente; razón, por la cual el 76% de los dineros de funcionamiento deben ingresar por las matrículas de los estudiantes, convirtiendo al conservatorio de Tolima en la institución de educación pública más costosa del país en la que los estratos 1 y 2 pagan hasta 3 SMLMV, trayendo como consecuencia que la tasa de deserción sea del 37%. 

 Teniendo pleno conocimiento de esta situación, el señor Néstor Guarín ha tomado una postura de indiferencia, en la que no se desarrollen procedimientos de tipo legal que garanticen el desembolso del capital que por ley le corresponde a la institución; debido a esta situación la institución recibe dineros provenientes de empresas dedicadas a la Mega minería extractiva como Anglo Gold Ashanti, dineros que la comunidad rechaza por su fuerte impacto ambiental en zona de productividad agrícola. Sumado a esto, el conservatorio del Tolima no cuenta con docentes de planta, asumiendo un tipo de contratación que no representa una garantía para los docentes y que ha traído como consecuencia que muchos de estos abandonen sus cargos para asumir mejores propuestas fuera de la ciudad, todo esto ha provocado irregularidades en los procesos educativos, hasta el punto de suprimir horas de clase para solventar la ausencia de los docentes, desmejorando la calidad del servicio educativo.

 Fuera de los problemas financieros y de contratación docente, las instalaciones se encuentran en pésimas condiciones, no cuentan con salones óptimos para el estudio musical y estos a su vez, no ofrecen las mejores condiciones para la salud auditiva; siendo los estudiantes los más afectados, a tal punto de poner en riesgo su integridad física, a causa de goteras y derrumbes constantes por malas construcciones y arreglos deficientes. Es importante mencionar que el conservatorio del Tolima es patrimonio arquitectónico y cultural de la nación lo que hace imperativo conservarlo como es debido. Los estudiantes del Conservatorio del Tolima, soñamos con un conservatorio rector de la política musical en el departamento y la región, y gran aportante de la riqueza musical de nuestro país, como lo fue en otra época, y esto no será posible con el desarrollo de la propuesta del actual Rector Néstor Guarín. El conservatorio del Tolima está condenado a desaparecer, si no se hace algo urgente por parte del gobierno departamental y nacional, y los estudiantes seguiremos firmes ante nuestras exigencias, especialmente, ante la necesidad de ser vinculados a la participación en la toma de decisiones que definan el futuro de nuestra institución.