22 de julio de 2012

NO QUEREMOS SER ASESINOS: ¡Los jóvenes le decimos no a la guerra!



 Irregularidades en el Distrito Militar Nº 59 de Soacha


No es la primera vez que el distrito Militar Nº 59 viene presentando irregularidades a la hora de llevar los procesos de definición de la situación militar de los jóvenes colombianos que se encuentran allí inscritos.
En 2010* y 2011**  periodismopúblico.com visibilizó batidas ilegales en el municipio de Soacha y denuncias de parte de usuarios y padres de familia quienes se vieron afectados a la hora de realizar los trámites para obtener respuestas y lograr la obtención de libretas militares; sin embargo dicho distrito, a pesar de las denuncias en esos dos años, continúa con la mala gestión, pues este año se han realizado varias juntas de remisos y no hay soluciones para varios casos.
Uno de esos casos nos lo contó un joven que lleva su proceso en dicho distrito. Él Ha asistido a 2 juntas de remisos (una realizada el 4 de julio y la otra el 9 de julio de 2012) además de eso ha asistido al distrito, días fuera de esa agenda para que le definan su situación militar, pues desde el 2008 lleva agilizando papeles y ha sido puntual con las citas a las que se le ha convocado, pero hasta el momento no le definen dicha situación y más bien recibe como respuesta que se encuentra como remiso y que  regrese a la próxima junta. 
Es una burla para los jóvenes pues no es solo esto lo que sucede, sino que además tienen que hacer largas filas, desde el día anterior a la junta, para lograr estar entre los únicos 100 cupos que se reparten, 100 cupos que excluyen a muchos  jóvenes quienes no solo viven en Soacha, sino que tienen que llegar desde otros lugares y que por diversas razones no alcanzan a lograr uno de los 100 cupos que dispone el distrito. 
Esta situación genera muchas preguntas entre ellas: ¿Por qué si se realizan juntas de remisos no se tienen en cuenta la cantidad de jóvenes que se encuentran situación? O más bien ¿Por qué dicho distrito no tiene en cuenta los datos y procesos de años anteriores para cerciorarse de cuáles jóvenes están remisos y cuáles no? ¿Se trata de una forma de aplazamiento para lograr reclutamientos? O ¿se trata de otra modalidad, implícita, de reclutamiento forzado?
Más allá de esto es tener en cuenta que no se trata de una institución seria pues, no siendo la primera vez al presentar irregularidades, demuestra una mala gestión y poca intención de querer solucionar la situación militar de los jóvenes que llevan su proceso en ese distrito.
Es de anotar que el joven que nos contó el caso ha llevado su proceso bajo los requerimientos que se exponen en el capítulo II (definición de la situación militar) de la ley 48 de 1993, razón por la que no reconoce la situación de remiso que el distrito Nº 59 le atribuye.  
No está demás anotar que en 2011 se aprobó la sentencia  C-879  en la que se expresa: “Ningún joven puede ser conducido por la fuerza a cuarteles militares, ni permanecer detenido allí por largos periodos de tiempo, ni ser obligado a que le practiquen exámenes para el ingreso a las fuerzas militares" y que  en el artículo 18 de la constitución política de Colombia  “Se garantiza la libertad de conciencia. Nadie será molestado por razón de sus convicciones o creencias ni compelido a revelarlas ni obligarlo a actuar en contra de su conciencia”  por lo cual se debe tener en cuenta la libertad y el derecho de los jóvenes a definir esta situación de tal forma que no agreda sus derechos y sean tenidos en cuenta sus procesos en este caso.



Los jóvenes no podemos seguir siendo los sujetos en pugna de esta guerra, una guerra que no es nuestra, que mata y desangra al pueblo y defiende las elites que gobiernan el país. Es por eso que el Rebelde invita a todos sus lectores a que nos envíen sus denuncias, un grito de lucha por sus derechos, por nuestros derechos.