15 de julio de 2012

PRESIDENTE DE COLOMBIA HABLA DE PAZ MIENTRAS SE INCREMENTA LA VIOLACIÓN DE LOS DDHH






Cansados de la guerra los indígenas de  Toribio (Cauca) deciden enfrentar a los agentes represores del estado y a la guerrilla de las FARC porque no desean que continúe el enfrentamiento de las mismas en sus territorios, fue así como los indígenas guiados  por la guardia indígena deciden tomarse el cuartel de la policía en Toribio y la base militar “La estrella” reclamando paz en sus territorios ya que sus vidas se encuentran comprometidas en el cruce de fuego. Recordemos entonces que las bases y las estaciones se han ubicado de manera estratégica al lado de lugares como iglesias y colegios, siempre en medio de la población civil, produciendo en los enfrentamientos que las viviendas de los pobladores se vean afectadas, generando pánico y desplazamiento. Al no soportar más este tipo de situaciones los indígenas deciden tumbar las barricadas  y tapar las trincheras como un acto de rebeldía y de dignidad, mientras tanto el presidente Santos adelantó un consejo de Ministros donde aseguro que las Fuerzas Armadas solo defienden la población (a pesar de que la realidad demuestra los múltiples abusos del ejercito y la policía a la población civil), además de continuar la lucha contra el terrorismo. Afirma también que aunque “todos” estamos cansados de la guerra no se desmilitarizara ni un centímetro del territorio colombiano.

¿Cómo se puede hablar de paz, mientras se propaga la guerra?

Como dice Franz Hinkelammert en los países latinoamericanos la democracia se mantiene mediante la guerra, esta se justifica para la existencia de estabilidad democrática. El Estado fallido en Colombia existe ya que el gobierno no tiene el control físico de la totalidad de sus territorios, debido al conflicto interno, donde la fuerza armada legal es insuficiente para derrotar las fuerzas insurgentes, el debate democrático y las instituciones son incapaces y obsoletas, donde la legitimidad a nivel internacional tambalea y no existe estabilidad económica, traduciéndose en pobreza y pauperización en el nivel de vida de los ciudadanos.
Estas situaciones desatan la generación de una violación sistemática de los Derechos Humanos, hace poco la Comisión Asturiana de verificación de Derechos Humanos en Colombia, después de visitar Curvaradó, Sumapaz, Arauca, Bogotá, Cesar y Magdalena declaró que perdura la crisis de los DDHH, y que persisten problemas estructurales como la concentración de la propiedad de la tierra, los grupos armados ilegales, la continuidad del paramilitarismo, el asesinato y la persecución a sindicalistas, activista y lideres populares en general, junto con el deterioro de los derechos sociales debido a las políticas neoliberales y la criminalización y judicialización de las luchas sociales, el ejemplo mas claro es la Ley número 1453 del 24 de Junio del 2011 , la ley de seguridad ciudadana, esta penaliza la utilización ilícita de los medios de comunicaciones, la perturbación de actos oficiales “invocando falsa orden”, financiación del terrorismo y de grupos de delincuencia organizada, (lo que incluye algún tipo de apoyo así sea llevar una chapola o foto etc.), en general lo que hace esta ley es tratar de hacer ilícita e ilegitima la protesta, la huelga y demás expresiones de inconformidad  de la población civil, otorgando penas hasta de 8 años por el insulto al orden público.

A pesar de ello las luchas sociales populares continúan, expresiones y banderas de  lucha como la Mesa Amplia Nacional Estudiantil y el Congreso de los Pueblos, conforman caminos de esperanza por la construcción de transformaciones estructurales que procuren justicia social y paz.