19 de febrero de 2013

El ABC del conflicto laboral en la UN


La situación laboral de cientos de empleados de la Universidad Nacional ha llevado a que por segunda vez en menos de un año, se dé un cese de actividades, tanto administrativas como académicas. 

Aunque para algunas personas es tiempo de quedarse durmiendo y ver los partidos de la Champions, hacemos un llamado a analizar la situación de la universidad y tomar un papel activo en su transformación.

¿DESFINANCIACIÓN ESO CÓMO SE COME?
La desfinanciación de las universidades públicas por parte del gobierno colombiano, ha generado una gran crisis presupuestal de la cual la Universidad Nacional no se escapa. Esto ha hecho que la Universidad Nacional subcontrate (CASALIMPIA para el aseo, SERVIVISION en la seguridad, TUBOLETA en el León de Greiff, CAFAM en bienestar)

Al  entrar por subcontratación los trabajadores cuentan con un salario más bajo, más horas de trabajo y un contrato a menos de un año (Los vigilantes de VISE tenían jornadas de hasta 16 horas  y les pagaban 700mil pesos) otro efecto de la subcontratación es la imposibilidad de sindicalizarse, puesto que al hacerlo no se renueva contrato.

Lo anterior ha repercutido de forma bastante negativa en la capacidad de negociación de los 2 sindicatos de la universidad (SINTRAUNAL y SINTRAUNICOL) quienes al ver mermados su número de afiliados y enfrentarse a un posible despido, puesto que un ejército de trabajadores subcontratados hacen el mismo trabajo a menor precio, tienen que buscar otras formas de luchar por mejores condiciones laborales.

LA CORRUPCIÓN  Y EL DESPILFARRO TAMBIÉN AFECTAN A LA UN
La UN no es ajena a la realidad nacional, dentro de ella también hay grupos que se reparten jugosas tajadas de los contratos firmados, prueba de ello son las múltiples investigaciones al ex rector Wasserman por nominas paralelas en UNISALUD, contratos irregulares como la alameda de 2mil millones que nadie usa y viajes no justificados de sus funcionarios.

El rector Ignacio Mantilla no es ajeno a esto, hace pocos días sorprendió al país al dilapidar el presupuesto de la universidad en muebles de lujo cuyo valor superó los 55 millones de pesos. Mientras esto ocurre el salario de los trabajadores sigue siendo miserable, varios edificios están a punto de caerse y se cancelan clases arbitrariamente.


EL PRIMER PARO
En el segundo semestre del 2012 la comunidad universitaria se vio sorprendida por la decisión de los trabajadores agrupados en el Comité Pro Mejora Salarial de entrar en asamblea permanente, para lograr mayor presión bloquearon los edificios  de la sede Bogotá, según los voceros de este comité dicho bloqueo no se levantaría hasta que la universidad instalará una mesa de trabajo para discutir la propuesta de mejora salarial. Tras varios días de protesta, se instaló la mesa y el bloqueo se levantó.
ACUERDOS INCUMPLIDOS

Tras varias sesiones de discusión la universidad se comprometió a llevar la propuesta al CSU y apoyarla frente a los ministerios de Hacienda y de trabajo quienes son los que tienen la competencia para aumentar los salarios de los trabajadores públicos.

Lamentablemente de forma sínica y violando todos los acuerdos, la universidad dirigida por Ignacio Mantilla no respaldo la propuesta de mejora salarial y aunque la envió a los ministerios pertinentes, señaló que no apoyaba dicha propuesta y  la tachó de inviable.

La ministra de educación al conocer dicha propuesta de aumento salarial, aconsejó al rector Mantilla aumentar la subcontratación de trabajadores y reducir el número de trabajadores, es decir el no apoyo de la propuesta por parte de las directivas de la universidad empeoró la situación de los trabajadores.
Por otro lado SINTRAUNICOL le presentó una propuesta a las directivas para que la seguridad no se contratara con una empresa privada, sino que por el contrario los vigilantes entraran a trabajar directamente con la universidad. Pese a que la propuesta era totalmente viable fue desestimada y se procedió a contratar a la empresa de seguridad SERVIVISION cuyos costos son mucho más altos al tener  vigilantes a caballo y presupuestos inflados.

LAS MANIOBRAS DE MANTILLA
Al saber que incumplió los acuerdos y frente a un inminente cese de actividades, Ignacio Mantilla emprendió en el último mes una campaña desestimando  los argumentos de los trabajadores, para ello se apoyó en los correos masivos y el medio de comunicación UNIMEDIOS. (Medios a los que los trabajadores no tienen acceso para dar a conocer su propuesta)

Por otro lado ha usado hábilmente los puntos en los que los sindicatos no concuerdan para dar a entender que solo un grupúsculo de trabajadores es el que está en desacuerdo con su salario, aprovechamos para decir que ambos sindicatos son conscientes de la problemática salarial y buscan llegar a un acuerdo para mejorar la situación de los trabajadores. Es decir la división entre trabajadores buenos y trabajadores malos que hace Mantilla es solo una maniobra para quitarle apoyo al movimiento de los trabajadores.

¿Y LOS ESTUDIANTES?
Como se presentó anteriormente la Universidad Nacional tiene graves problemas debido al olvido del Estado, sin embargo estas problemáticas no sólo afectan a los trabajadores, también afectan a los estudiantes y se manifiestan de diversas formas, edificios a punto de caer, reducciones en bienestar, cancelación de clases, hacinamiento, baja calidad, poca investigación.
¿Entonces por qué no unirse a los trabajadores y luchar por una mejor universidad?