19 de febrero de 2013

Huelga en el Cerrejón



El Sindicato Nacional de Trabajadores de la industria del Carbón – SINTRACARBÓN – inició una huelga desde el jueves 7 de febrero de 2013 tras las frustradas negociaciones             con la administración de la multinacional El Cerrejón, que se llevaron a cabo en noviembre del año pasado, donde el 19 de enero  se dio por terminada la negociación rechazando los puntos del pliego de peticiones. 

Los puntos que contiene el pliego son: el reconocimiento de la dignidad de los trabajadores tercerizados, el reconocimiento de las enfermedades profesionales derivadas de la explotación de carbón, las condiciones de acceso a la salud de los trabajadores y sus familias, la modificación de la escala salarial, el sistema de transporte ineficiente y  riesgoso, la no desviación del río Ranchería y  el tratamiento a la población que desplazan por la explotación del carbón.

Habían tres posibilidades para solucionar este conflicto antes del 19 de enero: una que la empresa presentara antes del 19 de enero una propuesta sensata que fuera viable para los trabajadores; la  segunda, (la menos probable) que los trabajadores aceptaran la propuesta realizada por los directivos del Cerrejón; o tercera que  un tribunal de arbitramento entrara a mediar en este conflicto. Por esta razón se determinó dar inicio a la votación el del 21 al 29 de enero para elegir el mecanismo de presión que se utilizaría para la solución del conflicto laboral, a ella acudieron 3.182 trabajadores afiliados de los cuales el 96,7% votó a favor de la huelga.

Durante el transcurso de este tiempo las dos partes han dialogado para llegar a un acuerdo, ya que como lo han anunciado los diferentes medios de comunicación, el país ha dejado de recibir un Baloto de miles de millones de pesos por culpa de la huelga poniendo en peligro la inversión social si se frena la exportación de carbón.

La última reunión para llegar a un acuerdo fue el día domingo 17 de febrero del presente año,  donde de nuevo se suspenden las conversaciones, ya que el Cerrejón quiere establecer tiempos para volver a la normalidad y no perjudicar la producción y Sintracarbón no acepta las peticiones del Cerrejón.
 
No hay que olvidar que los únicos que se encuentran en huelga no son los trabajadores, también los acompañan las comunidades de la Guajira que se ven afectadas social y ambientalmente y que sobre todo que se oponen rotundamente al desvío del río Ranchería, principal afluente del departamento.