21 de febrero de 2013

Estudiantes de Artes Danzario de UD se manifiestan mediante Tomas Artísticas









Hemos visto cómo últimamente los estudiantes de Arte Danzario de la Universidad Distrital se han hecho sentir, dado las problemáticas que tiene no solo este proyecto curricular sino en general la Facultad de Artes ASAB. Para contextualizarnos sobre el tema hemos entrevistado a Angélica Riaño, estudiante de Artes Escénicas opción teatro, donde nos cuenta cómo ha sido la situación que han tenido que pasar y cuál ha sido la respuesta de la administración de la Universidad Distrital frente a esto.
El proyecto curricular de Arte Danzario es único en Colombia, cuando surgió este proyecto la  administración se había comprometido que en el segundo semestre ya tendrían los espacios aptos para la carrera, pero en el 2013 ya es cuarto semestre de esta carrera y aún se siguen peleando por su espacio, durante este tiempo la administración no ha solucionado esta problemática.
El Consejo Superior después de aprobar este nuevo proyecto curricular le exige a la ASAB semestralizar el proyecto curricular de Artes Escénicas lo que implica que los espacios que iba dejando Artes Escénicas opción danza tenían que entrar a suplir la semestralización, sabiendo aún que este proyecto no aguantaba la semestralización. Los estudiantes aceptaron esto esperando a lo que Angélica llama “La tierra prometida” refiriéndose al lote del matadero que ya tiene avances en su construcción pero que su situación todavía está en veremos.
Mientras tanto la facultad de la ASAB ya no soporta a tantos estudiantes en tan poco espacio para su desenvolvimiento, incluso al interior de la facultad se presentan riñas por el espacio, cuando en realidad la Universidad Distrital  es la que debe garantizar la calidad educativa para todos sus estudiantes. Existe una ausencia de criterios para hablar de una facultad de artes con propiedad, este problema va más allá de la crisis de Arte Danzario, las directivas no entienden las condiciones de una facultad de artes, no asumen esta facultad como un lugar de creación, de investigación y esto implica asumir responsabilidades tanto cultural como económicamente; dado por las condiciones específicas que debe tener las diferentes clases que se dictan allí, los estudiantes deben permanecer en la facultad tanto en sus horas de clase con los profesores, como en sus horas autónomas, ya que la danza, la actuación, las artes plásticas, entre otras actividades similares, no se pueden desarrollar en los hogares, debido a las adecuaciones específicas que deben tener los lugares donde se desarrollen estas actividades (luces, acústica, sonido, materiales…).
El lunes 11 de febrero hubo una asamblea de Arte Danzario donde participaron las diferentes vocerías donde se recalcó la importancia de generar movilización por parte de los estudiantes y de exigir soluciones a las problemáticas de la Facultad de Artes, por lo consiguiente se realizó una Toma artística el jueves el 14 de febrero en la facultad de Ingeniería ya que allí se encuentra la parte administrativa de la Universidad Distrital. Este día se pudo dialogar con el rector y demás directivas, evidenciando los estudiantes la falta de claridades por parte de las directivas al hablar de una Facultad de Artes. Anteriormente la administración se había reunido con Planeación, donde se había proyectado un espacio para el desarrollo de clases en un concesionario de autos por la 31 con Av. Caracas, pero que debido a estudios de suelo y al Plan de Ordenamiento Territorial (POT), no era un sitio apto porque este se ubica en un lugar comercial, sin acceso a personas con discapacidad, y demás razones que a la hora de la verdad son las mismas situaciones por las que atraviesa la ASAB en estos momentos. Posteriormente se citó a Concejo de facultad donde se enriqueció el debate sobre la situación, cada proyecto mostró sus problemáticas para buscar soluciones, pero el problema de la Universidad Distrital es que las soluciones parciales las convierten en soluciones eternas y este es el gran temor de los estudiantes.
Por ahora existe la posibilidad de que en un espacio cerca al Archivo de Bogotá pueda funcionar talleres de plástica, salones de danza y bienestar estudiantil, donde existen las condiciones para el desenvolvimiento de las clases haciendo unas adecuaciones, pero reiterando que sería una solución emergente, quedando aún la crisis en la ASAB.
La proyección no va más allá de una solución mediática, hay que consolidarse como movimiento estudiantil que debata las problemáticas y que exija soluciones; que existan estudiantes en los diferentes espacios de discusión donde hagan representación y vocería ante estos, y no solo una presentación sin ningún aporte y en esto la ASAB poco a poco ha avanzado. Así que las tomas artísticas continuaran hasta que existan soluciones verdaderas para el bienestar de los estudiantes, esperando seguir contando con los demás estudiantes de las otras facultades, sin olvidar que aunque esté dividida la Universidad Distrital, pertenecemos a la misma comunidad educativa.