19 de febrero de 2013

El único que puede agredir a los pescadores es el gobierno colombiano




Con gran parafernalia y a través de todos los medios de comunicación el presidente Santos anunciaba su rechazo contra el maltrato que una flota nicaragüense le dio a un grupo de pescadores colombianos. Lo que a Santos se le olvidó mencionar fue que hace menos de un mes la Marina Colombiana atacó a un grupo de trabajadores en Arauca.

Tras el fallo de La Haya Colombia perdió parte de su plataforma marítima, cediéndola a Nicaragua, desde entonces es ese país el encargado de vigilar dicha área para cortar las rutas de narcotráfico y contrabando, en el ejercicio de sus tareas varios barcos nicaragüenses exigían documentos a los pescadores colombianos, lo cual fue interpretado como un acto de agresión.

El show mediático no se hizo esperar, el gobierno Santos apareció como el salvador de los pescadores y prometió que defendería a los pescadores de cualquier ataque extranjero, sin embargo no  pronunció palabra sobre los constantes ataques de la Marina colombiana a los habitantes en Arauca y Choco.

Hace menos de un mes varias lanchas atacaron a un grupo de habitantes que se movilizaban por un rio en Arauca, sin embargo, ni los medios de comunicación, ni el gobierno Santos se pronunciaron sobre aquel incidente que según los afectados es algo común.

Al parecer el único que puede agredir  a los pescadores colombianos es su propio gobierno con ayuda de su aparato militar.