7 de junio de 2012

A CAJAMARCA LA DESTRIURA LA COLOSA



 
Este martes 5 de junio de 2012 el pueblo se ha manifestado en las calles de Ibagué, en contra del proyecto minero de la Colosa, una de las locomotoras del “desarrollo” de Santos en la región de Cajamarca, el proyecto  está en manos de la transnacional sudafricana Anglogold Ashanti, esta empresa realiza minería a cielo abierto, caracterizándose por hacer esta actividad en países donde las leyes de minería son flexibles, como es el caso de Colombia, para realizar sus exploraciones y explotaciones. Gracias a esta flexibilidad, en 20 departamentos de Colombia esta transnacional tiene títulos mineros, el gobierno de este país dejo entrar a una de las empresas más demoledoras del medio ambiente,  Anglogold Ashanti ha causado graves daños sociales y ambientales en el continente africano y ahora están en Colombia para proyectar a  La Colosa como la mina de cielo abierto más grande se Suramérica.

Los impactos ambientales que provocaría el proyecto la Colosa serían bastante críticos ya que acabaría con una zona que tiene altísima biodiversidad como lo es Cajamarca, y de la cual yacen varios ríos que abastecen a varias poblaciones aledañas, además de ello, los impactos sociales se estiman en mayores desplazamientos, militarización de la zona, problemas de salubridad entre otros. El problema principal de estos proyectos a cielo abierto, como de los demás en el país, son el uso de cianuro y mercurio para la extracción del oro, estos metales pesados terminaran contaminando las fuentes de agua que están ubicadas en las zonas donde se hace la extracción, lo que conducirá a la pérdida de biodiversidad del lugar. 

 Es absurdo pensar que estos proyectos mineros benefician económicamente a nuestro país, si el gobierno prácticamente los subsidia con exenciones de impuestos, y al hacer un balance, son más los impactos ambientales negativos de por vida que dejan estas transnacionales, que desarrollo económico al país.  

Lo que si hay que resaltar es que la población no es indiferente ante la situación, los habitantes reconocen la riqueza ambiental que existe allí, conocen los daños que causan los metales pesados como lo son el cianuro y el mercurio y más si están presentes en el agua que ellos consumen, saben que el agua es millones de veces más valiosa que unos gramos de oro, saben que la aplanadora minera de Uribe, y ahora de Santos acabará con sus tierras y sin consideración alguna. Así que la consigna es: 'Si paramos la Colosa, paramos cualquier cosa. Por agua, vida y soberanía, no a la megaminería'.