16 de junio de 2012

Inicia el periodo de vacaciones


Este fin de semana iniciaron las vacaciones para la mayoría de los estudiantes en Colombia. Al respecto, las noticias de los grandes medios masivos de comunicación hacen el llamado a todos los estudiantes que disfrutarán estas vacaciones a tener cuidado con la piel, y a ser prudente en las carreteras, además de hacerle propaganda a los sitios turísticos que poco a poco ha venido recuperando el gobierno, gracias a la aniquilación del control de la insurgencia. 

Como raro, parece que los medios hablarán de otro país, de otros estudiantes, porque es irrisorio hacer ver que el periodo de “vacaciones” como lo llaman, sea el tiempo de viajes; probablemente así sea para una minoría de la población, pero para la gran cantidad de estudiantes en Colombia, la realidad es otra, es salir a trabajar.

En esta época del año, innumerables estudiantes, tanto de Colegio como Universitarios, salen a ofrecer su trabajo al mercado. A los primeros la situación es un poco más grave, ya que como son en su gran mayoría menores de edad, los trabajos que consiguen son informales y por tanto, la explotación hacia ellos y ellas es mayor, no existe un salario ni siquiera mínimo, y los abusos laborales son el pan de cada día.

Para los segundos, la situación tampoco es la mejor. A pesar de ser mayores de edad en su mayoría, esto no garantiza la formalidad de sus trabajos, ya que son temporales, por el tiempo de vacaciones. Además de la explotación descarada hacia los estudiantes, existe la amenaza constante por despedirlos, ya que la “oferta laboral” es grande, y cualquiera, quiere ocupar ese puesto. Un salario de miseria, unas condiciones laborales abruptas y una realidad que intentan ocultar, es lo que se vive en Colombia.

Incluso, en las ciudades a donde van “todos esos estudiantes” a disfrutar de sus vacaciones, es donde se ve más las grandes contradicciones que tiene nuestra sociedad, pues en dichas ciudades para los niños no es una opción disfrutar del “mar y la piscina”, sino que es una necesidad salir a vender y a servir a los otros niños, que si pueden disfrutar. 

Es necesario comprender que dicha situación se ve atravesada por las contradicciones de la sociedad, y por la misma forma en que está constituida la educación en nuestro país. Con unas características notables de división de clase, que promueven valores según a quien valla dirigida; donde se educa para el trabajo, un trabajo degradante, inhumano, que es el que se vive en este sistema.Esto reafirma que nuestra lucha por una nueva educación, tiene que ser estar siempre acompañada de la lucha por una nueva sociedad, pues esta no es un factor aislado de las contradicciones, sino que son otro escenario en el que se manifiestan, y para lograr tener una educación pública, gratuita, popular, del pueblo y para el pueblo, es necesario transformar las condiciones de esta sociedad, cambiar la sociedad por otra totalmente diferente donde esto sea posible, porque la educación tal cual como esta concebida, es funcional a la reproducción ideológica y material del sistema, por tanto, los logros que alcancemos en estos momentos con la lucha, siempre tendrán un limitante -sin negar su importancia-, que nos lo pone de tajo el capitalismo. Asi que para cambiar totalmente la educación, necesitamos edificar esa nueva sociedad.

EN CONCRETO, EN CEMENTO, EN HORMIGON ... POR UNA EDUCACIÓN PARA EL PUEBLO Y UN PUEBLO PARA LA EDUCACIÓN