25 de junio de 2012

Protesta por parte de trabajadores en Puerto Libertador




La explotación encarnizada a la clase trabajadora colombiana, nunca se da a conocer públicamente al pueblo, sino que es ocultada por el mismo estado capitalista, para que los ricos del país continúen lucrándose desmedidamente, explotando sin control, cometiendo injusticias por monto, viviendo parasitariamente del sudor ajeno y dejando en la total miseria a todas y todos los colombianos. 

Ante estos hechos, se han venido presentando varias protestas de obreros, como lo fue en el 2011 para la multinacional canadiense Pacific Rubiales Energy, en Puerto Gaitán, en donde trabajadores y trabajadoras exigían mejores sueldos, mejores condiciones laborales y una jornada laboral de 8 horas ya que trabajaban más de 18. Ante esto se provocó fuertes enfrentamientos con la fuerza policial. Otro ejemplo exacto es la protesta reciente en Puerto Libertador, al sur del departamento de Córdoba, en el cual desde el sábado 23 de junio, más de 500 trabajadores y trabajadoras bloquearon alrededor de 24 horas la entrada a la construcción de la carboeléctrica Gecelca 3 dejando así a miles de trabajadores del proyecto entre esos 200 chinos confinados. La protesta fue realizada para reivindicar el aumento de salarios y por la contratación de habitantes de la zona, ya que la mayoría de los trabajadores de la planta son de nacionalidad china. 

Luego de varias horas llegaron los trabajadores a una concertación con la policía, de dejar salir a los extranjeros. Por el momento, la alcaldía con la firma contratista intentan llegar a un acuerdo con los trabajadores.

Es por esto, que es necesario resaltar la realidad que viven los miles de trabajadores y trabajadoras de Colombia, en donde prevalece más la comodidad de las empresas, quienes a costa de sudor, esfuerzo y trabajo del pueblo, se llena los bolsillos de dinero, pero que a la vez dejan cada vez más a este país con consecuencias, tales como pobreza, contaminación, desigualdad, etc. Pero ante estas injusticias, se sigue en la búsqueda y en la lucha por construir una Nueva Sociedad, en donde esta sí le dé el poder que se merece el trabajador y la trabajadora, en donde se le reconozca su fuerza creadora, en donde se le trate de acuerdo a su condición humana y no como mercancía, en donde se desarrolle como persona y no como una posesión del burgués para la acumulación de capital. 

Hoy en día ante un estado capitalista que sigue proponiendo la ignorancia y la incultura para la clase trabajadora, luchamos por un trabajo que brinde las garantías necesarias para desarrollar el ocio, el arte, las letras y la cultura para el pueblo pobre; ante un estado capitalista que propone explotación desmedida signada por la violencia, luchamos por condiciones dignas de trabajo; ante un estado capitalista que precariza la vida del trabajador, luchamos por el derecho a la salud y a la vida; ante un estado capitalista que propone miseria, luchamos por convertirnos en  fuerza social revolucionaria para luchar por un nuevo mundo; ante un estado capitalista que sigue proponiendo más neoliberalismo, luchamos por el socialismo.