21 de junio de 2012

Economía Verde: la salvación para el monstruo del capitalismo.




Del 20 de junio al 22 de junio de 2012, se estará celebrando en Río de Janeiro; Brasil; la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sustentable, mejor llamada como la Cumbre de la tierra Río +20, debido a que hace 20 años se celebró por primera vez la primera Cumbre en Río de Janeiro, donde los países del mundo empezaron a interesarse  en el medio ambiente, comenzando a implementar el término de “Desarrollo Sustentable” y buscando en la naturaleza alguna oportunidad de realizar negocios rentables. 

En esta primera cumbre histórica, los gobiernos participantes empezaron a venderle al mundo la idea de que la “Economía Verde” es la solución para la crisis económica global, la pobreza y la crisis ambiental, escondiendo la verdaderas intenciones de fortalecer aún más el sistema capitalista, invirtiendo en tecnologías amigables con el medio ambiente, energías limpias, recuperación de ecosistemas, aplicando programas de reducción de emisiones atmosféricas entre otros, para multiplicar sus ganancias produciendo a bajos costos y contaminando menos, logrando  la fachada de ser amigos del medio ambiente, proteger la naturaleza y salvar al mundo.

Esta idea de “Economía Verde” que nos han vendido por muchos años no es más que la explotación y privatización  de los recursos naturales, beneficiando como siempre a una minoría, desplazando y dejando en la miseria a las comunidades que habitan allí, aún si ellas tienen títulos de propiedad de sus tierras. Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente – PNUMA y las potencias mundiales, señalan que la crisis ambiental ocurre a causa de que muchas extensiones de bosques, páramos, selva, y demás bienes del planeta, no tienen un dueño que se haga responsable de su cuidado y la solución de este terrible problema para ellos, es asignar un precio a cada uno de estos bienes ambientales y luego emitir bonos que se puedan financiar en el mercado internacional, buscando verdaderamente con esto que los bancos y las transnacionales, que en conjunto son unas de las responsables de la crisis mundial, se apropien, administren y controlen a su modo la fauna y flora mundial, logrando reducir momentáneamente la pobreza y disminuir el impacto ambiental generado por el capitalismo y su exceso de producción en masa que originó seres humanos cada vez más consumistas.

Es evidente que este sistema económico está buscando la salida para sobrevivir y sus soluciones se enmarcan, claro está, en las mismas lógicas mercantiles que han generado la crisis, la “Economía verde” es una salida desesperada del capitalismo visualizando la naturaleza como un producto más para comercializar en el mercado, y que al realizar esta clase de cumbres como es la de Río +20, que se articula a procesos  como la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático, el Foro mundial del agua,  y hasta con el G-20, demuestra que  los bancos, las grandes ONGs, las transnacionales y las potencias mundiales, hacen presencia para afianzar más a este sistema económico y para tomar decisiones trascendentales para tener el control del mundo en sus manos.