16 de agosto de 2012

El juicio sin justicia de los medios de comunicación



Es común encontrar a los diferentes medios de comunicación peleándose por publicar primero las llamadas “chivas”, pero este afán de exclusividad ha llevado a que no se certifique la información y se juzgue sin dar la oportunidad de defensa, pero más grave aun es el hecho de que cuando la información es falsa no se presenta ninguna disculpa a los afectados.

Con este texto pretendemos mostrar algunos de los miles de casos de falsas acusaciones por parte del Estado y las fuerzas armadas, y como los medios de comunicación  han servido para estigmatizar al mostrar a los investigados como culpables de inmediato

Sigifredo López “El Monstruo”

El caso que hoy resuena es el de Sigifredo López acusado de planear su secuestro y el de sus compañeros para posteriormente asesinarlos. Sigifredo fue acusado de ser un terrorista, un criminal y hasta de ser un monstruo. 

Sus cargos fueron primera plana en todos los diarios del país, sin embargo al hundirse su investigación, fueron pocas las líneas que se destinaron a mostrar la noticia y ninguna a disculparse, se prefirió mostrar otras noticias como principales que mostrar el grave error de la justicia colombiana.

Jan Farid cheng lugo “El Kamikaze” 


Este es quizás uno de los casos más tristes por los que ha pasado el movimiento estudiantil. El 12 de octubre de 2011 se inició el Paro Nacional Estudiantil con una gran manifestación a lo largo del país, ese mismo día en Cali una explosión acabó con la vida del compañero Jan Farid, de inmediato la policía secundada por los medios de comunicación publicaron que murió por cargar explosivos que pretendía detonar en un acto terrorista.

Sin ningún respeto se publicaron las imágenes del joven muerto en la calle, mientras se afirmaba que había sido un idiota útil que por imprudencia había causado su propia muerte. 

Sin embargo a los pocos días, medicina legal publicó los resultados de la autopsia dando como dictamen que la muerte del estudiante fue por homicidio, lo cual era la prueba reina de que Jan no cargaba explosivos y que una tercera persona había ocasionado su muerte.

Lamentablemente a Jan Farid no se le hizo justicia; los medios de comunicación y la policía siguen afirmando que era un terrorista, que murió en su ley.



Miguel Ángel Beltrán “Cienfuegos”
El profesor Miguel Ángel Beltrán es graduado en licenciatura en Ciencias de la Educación con especialidad en Ciencias Sociales de la Universidad Distrital, y en Sociología en la Universidad Nacional de Colombia, antes de ser detenido se encontraba en México con el ánimo de adelantar estudios en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Al profe lo deportaron de México para encarcelarlo en Colombia, pues la policía encontró pruebas que lo vinculaban a las FARC en un computador que resistió a toneladas de explosivos, su actividad académica fue enlazada a lo que el gobierno llama propaganda subversiva.

El tema de moda fue la infiltración en las universidades, pero en realidad lo que se veía era un ataque al pensamiento crítico, aunque luego de un año se declararon ilegales las pruebas y Miguel Ángel fue puesto en libertad, los medios de comunicación mostraron el caso como una falla en la justicia que dejó a un criminal libre.

Estos no son los únicos casos que se han presentado, tenemos casos como el del profesor William Javier Díaz, la constante criminalización a los movimientos sociales, donde se tiene como común denominador la criminalización del pensamiento crítico y a la protesta social, todo esto como política de Estado y bajo la aceptación de los medios de comunicación