13 de abril de 2012

La Ley Lleras: golazo del gobierno y el imperialismo yankee


Aún no habíamos masticado y comprendido los nefastos alcances que podría traer para todos los colombianos una ley tan absolutamente absurda como la  llamada Ley lleras, cuando en una noche de martes (9 de abril) ya se estaba aprobando en el senado un proyecto de ley que en otras palabras y lo más ambiguamente posible, revive la nueva Ley lleras 2.

No solo nos parece inaceptable la forma como fue tramitada y aprobada dicha ley, pues no hubo debates previos en la opinión pública y no se tiene en cuenta a las mayorías (lo que no es raro), sino que repudiamos la ley lleras 2 porque además de ser la censura, el seguimiento virtual; la imposibilidad de acceder a la información; la limitación para la utilización de herramientas virtuales (a las que no podemos acceder si no es por este medio, ya que no contamos con los recursos suficientes para una licencia); la negación de la universalidad del conocimiento; la violación a derechos como la libre expresión y a la información; y la protección de intereses de grandes monopolios culturales; es una puerta más que se abre para que el imperialismo Yankee devore nuestras tierras y nuestro pueblo.

La ley lleras, era un requisito indispensable que pedía el gobierno norteamericano para iniciar la implementación del TLC. AAAAHH! entonces aquí encontramos la explicación de la aprobación de esta ley de la noche a la mañana. Pues resulta que la idea es llevar la ley aprobada a la Cumbre de las Américas que se llevara a cabo este fin de semana en Cartagena, donde Santos (nuestro querido presidente que con estas muestras de “patriotismo” no hace más que vender nuestro país) la sancionara ante el visto bueno de Obama. Siendo así, el siguiente semestre de este año, veríamos los primeros estragos del TLC en Colombia.

Lo que nos vende el ministro del interior Vargas Lleras y diferentes medios de comunicación, es que esta ley se implementa para contrarrestar la piratería y proteger los derechos de autor. ¿Realmente este es el objetivo? Y si es así, nosotros nos preguntamos: ¿Qué hacemos las personas que no tenemos como acceder de forma “legal” a diferentes programas (como photoshop, Corel, hasta Microsoft) que son necesarios para nuestra práctica social? ¿Acaso Vargas Lleras va garantizar el acceso de todo esto de forma “legal”, a todos los estudiantes, docentes, trabajadores y demás personas que los necesitamos? Ante estas preguntas, no hay duda que son las grandes empresas programadoras y desarrolladoras de software y la gran industria y mercado del “arte” las que salen beneficiadas con este tipo de leyes, pues la ley lleras es una mala copia de la Hadopi, la ley sinde (España) y los tres strikes (Mexico), que búscan proteger los monopolios culturales, sobretodos los norteamericanos.

Por otro lado, ¿cómo sabrán que estamos violando la Ley?

Para nadie es un secreto que por muchas herramientas (como redes sociales) de las cuales disponen diferentes entidades de inteligencia, la información que subimos, bajamos y buscamos en la internet es continuamente rastreada y monitoreada, sin embargo hay un cierto límite, pues no pueden acceder a todo tipo de información. Pero, con la implementación de la Ley lleras, se da autorización absoluta a las empresas proveedoras del servicio de internet  a revisar la navegación a fondo y hacer una inspección profunda de todos los paquetes que se suben, bajan y se comparten de la red, es decir se profundiza el seguimiento virtual, y si es información “prohibida” o atenta los “derechos de autor” además de ser censurada,  se puede ser judicializado e ir a la cárcel. Dada la ambigüedad de la ley, es decir, las prohibiciones que establece son muy amplias y se puede interpretar de muchas maneras, criminal es cualquiera y todo tipo de actividad virtual puede caer en este paquete. 

Compañeros y compañeras es nuestra soberanía, nuestro derecho a la libre expresión, nuestro derecho a la información, nuestro derecho a la educación, lo que está siendo violado, es nuestro deber rebelarnos y no permitir este tipo de atropellos.

REPUDIAMOS ESTE RÉGIMEN ENTREGUISTA Y SUS LEYES NOCIVAS PARA EL CONJUNTO DEL PUEBLO COLOMBIANO.