15 de abril de 2012

Los yankees en la Cumbre de las Américas




Tras la crisis de hegemonía  que afronta Estados Unidos al perder terreno con potencias emergentes como China y la región Asia-Pacifico. Le surge una tarea importante, demostrar que aún controla  América y que con ayuda del gobierno de Santos puede detener lo que Obama denomina  “El ejemplo negativo de Venezuela”
Sin embargo esta cumbre nos mostró la existencia de un bloque de oposición a las medidas imperialistas de EE.UU; este bloque logró meter en la agenda de la cumbre temas como el fracaso de la lucha contra las drogas, la soberanía sobre las Malvinas y el caso de Cuba.

Lastimosamente lo que no le conviene al imperio puede quedar en el papel,  pero no será realizado, la lucha contra las drogas seguirá siendo un proyecto de injerencia militar, el bloqueo económico y político contra cuba persistirá y no habrá apoyo  para Argentina en su lucha por las islas Malvinas.

Ordenar el patio trasero es una ardua tarea, así lo demostraron las imágenes que mostraban a Obama durmiéndose mientras se daban los discursos. Aunque claro con sueño y todo Obama logró hacer el lanzamiento del TLC con Colombia disfrazándolo  de alianza para el desarrollo y dando pequeñas prebendas como  la extensión  del tiempo de las visas de 5 a 10 años.

Y para rematar al mejor estilo de la Cuba de Batista los agentes del servicio secreto de EE.UU vinieron a Colombia a putear y a beber. 11 agentes y 5 militares gringos fueron sorprendidos violando el toque de queda, comprando  gran cantidad de bebidas alcohólicas e ingresando prostitutas a sus habitaciones, ahora bien al parecer la crisis económica en EE.UU es bastante grave, pues los agentes gringos no querían pagar los servicios sexuales lo que ocasionó que la policía colombiana apareciera ¿será que nuestros tombitos les prestaron pal gustito a sus colegas?

El escandalo no giró entorno a los abusos de los agentes, sino a la desprotección del presidente Obama, incluso los medios de comunicación y el gobierno colombiano no han mostrado mayor información, ni publicado alguna reacción, mientras que los medios gringos son los que han investigado y puesto el grito en el cielo  lo que demuestra lo arrodillada que puede ser la burguesía colombiana frente al imperialismo yankee