20 de marzo de 2012

COMUNICADO AL CSU SOBRE LA TOMA DE LA BIBLIOTECA CENTRAL

Las universidades Colombianas, y entre ellas la UN, gradualmente se han convertido en lugares que a cambio de participación democrática de toda la comunidad en las decisiones; a cambio de centros de libre pensamiento, debate, y excelencia académica. Ofrecen autoritarismo, antidemocracia y academias al servicio de los intereses económicos que la mayoría de las veces no consultan los problemas acuciantes de la nación y su gente.

En ese proceso la designación de rector en la UN adquiere connotaciones de un debate nacional y estratégico para el futuro de la propia u y de la educación superior en el país. Esa condición exige una participación de la comunidad universitaria que va mucho más allá de la consulta que realiza el CSU, organismo que en la mayoría de sus miembros se mantienen alejados de la comunidad en su sentir, sus opiniones, sus manifestaciones y que se preocupa más por congraciarse con sus amigos empresarios, banqueros y miembros del gobierno.

Estamos convencidos que el camino que  debe transitar la universidad para retomar el rumbo de la excelencia, la vanguardia academia y científica en el país, al servicio de las necesidades de las mayorías y el bienestar general. Pasa por darle un manejo diferente a las decisiones que afectan la universidad y por generar un ambiente democrático, diferente al del autoritarismo y unanimismo que han caracterizado hasta ahora las actuaciones delCSU.

La universidad Colombiana  y la universidad latinoamericana expresan un clamor por la democracia, participación, gratuidad, autonomía, libertad, excelencia, financiación estatal, que no puede ser desoído o despreciado por las directicas universitarias ni por los gobiernos, por más imbuidos que se encuentren en su dogma neoliberal.

Hoy desde nuestra postura, como estudiantes cansados de no ser escuchados, exigimos que se tenga en cuenta el sentir de la comunidad deliberativa, activa y deseosa de aportar soluciones de estudiantes, profesores y trabajadores.

Precisamos que no apoyamos a candidato alguno; que nada tenemos que ver con la MANE o la MAUN. Pero si hacemos parte de la expresiones políticas diversas presentes en la universidad, desde la academia, desde la capucha, desde la acción política y hoy nos manifestamos para exigir que el grito latinoamericano por una universidad donde el conocimiento, la ciencia y la tecnología sirvan a la construcción de nación, sirvan a la elevación cultural, científica, moral de nuestros pueblos y no al servicio de empresas y bancos. La universidad no puede reproducir los unanimismos, la polarización y la antidemocracia que se sufren en Colombia.

Por eso esperamos que sus decisiones hagan eco a la voluntad de impulsar una vida universitaria en la que los fundamentos de la academia, el conocimiento y el sentido crítico de la UN, que disienten por definición de los autoritarismo y las imposiciones tan comunes en las últimas administraciones sean, favorables al ambiente de libre discusión y generación de liderazgos que requiere la U para incidir en los debates acerca de la reforma a la educación superior.

Como bien lo expresa el manifiesto de córdoba: “Si no existe una relación espiritual entre el que enseña y el que aprende, toda enseñanza es hostil y de consiguiente infecunda. Toda educación es una obra de amor a los que aprenden. Fundar la garantía de una paz fecunda en el artículo conminatorio de un reglamento o de un estatuto, en todo caso, amparar un régimen cuartelario, pero no una labor de ciencia. Mantener la actual relación de gobernadores a gobernados es agitar el fermento de futuros trastornos. Las almas de los jóvenes deben ser movidas por fuerzas espirituales. Los gastados resortes de la autoridad que emana de la fuerza no se avienen con lo que reclaman el sentimiento y elconcepto moderno de las universidades, El chasquido del látigo solo puede rubricar el silencio de losinconscientes o de los cobardes, La única actitud silenciosa, que cabe en un instituto de ciencia es la del que escucha una verdad o la del que experimenta para crearla o comprobarla”