21 de marzo de 2012

La UN no elige rector, se lo designan


Mañana se realizará la consulta a la comunidad académica para la designación del rector de la Universidad Nacional. 

Varios debates se han dado en la Universidad Nacional de Colombia en las últimas semanas referente al proceso de designación de rector, que se llevará a cabo el próximo 29 de marzo por parte del Consejo Superior Universitario (CSU).

Esta coyuntura ha sucintado varias polémicas sobre Democracia y Autonomía Universitaria y Gobierno Universitario entre los estudiantes, trabajadores y profesores, no solamente sobre el proceso de designación, que es claramente antidemocrático, sino que trasciende a debates sobre la composición del CSU y la imposición de sus políticas, además, se cuestiona lo que se entiende por comunidad universitaria, pues los trabajadores jurídicamente no hacen parte de ella. 

El proceso de designación de rector inicio hace varias semanas en todas las sedes de la UN, los candidatos a rectoría dieron unos debates con la “comunidad académica”, estos debates poco convocados y poco nutridos fue el proceso democrático que los candidatos defienden. La participación que tendrá la comunidad académica es la gran consulta, que en términos reales no influye en el proceso de designación, supuestamente tiene el peso del 30% de la decisión del CSU, aunque curiosamente en los procesos anteriores el candidato que queda designado como rector, nunca ha ganado las consultas, y por el contrario, como es el caso de Wasserman, es el candidato con menor votación.

Esto genera el debate sobre la composición del CSU, de 8 integrantes, solo 2 hacen parte de la comunidad universitaria, un estudiante y un profesor, es decir que el voto de aproximadamente 45.000 estudiantes y 3000 profesores, es igual al voto que puede tener el delegado del gobierno, o el delegado del Ministerio de Educación, el ex alumno exitoso, o el ex rector (que también fue designado por el gobierno). La composición del CSU demuestra que los cuerpos administrativos son un espacio para lograr desarrollar las políticas del gobierno en la Universidad, es decir, que realmente no tenemos autonomía universitaria, pues el desarrollo de las políticas y programas de la universidad no sólo están ligadas a las exigencias del sector privado por el proceso de privatización en el que está inmerso la universidad, sino que su gobierno es totalmente homogéneo a la política del gobierno central del país.  

Estos temas que surgen en el ámbito universitario no puede sucintar cada vez que los estudiantes se encuentren en periodo electivo, sino que debe ser un debate nutrido que responda a las necesidades de una universidad sedienta de democracia y autonomía, por ello, estos temas que hacen parte del desarrollo del programa mínimo permitirán que el conjunto de la verdadera comunidad universitaria, los profesores, estudiantes y los trabajadores, decidan sobre la composición de los cuerpo colegiados, una composición equitativa y democrática, además del proceso de designación no solo del rector, sino de las políticas que se tomen en la universidad, en el marco de la construcción alternativa de propuesta de educación superior.  

Finalmente, para realizar un proceso alternativo a la consulta académica que demuestre el carácter antidemocrático de la misma, las sedes de la Universidad Nacional realizarán el día 22 de marzo una consulta alternativa que denuncie el falso proceso democrático que se esta realizando, además, el conjunto del estudiantado de la UN convoca a un pupitrazo el próximo 28 de marzo en aras de visibilizar la problemática de la universidad, y como mecanismo de presión política para que el CSU tome en cuenta la decisión de la comunidad académica, que se ha mostrado a favor del profesor  Leopoldo Munera, pues se ha convertido en un icono de los estudiantes de lucha por la educación y de denuncia del statuo quo de la universidad.