12 de junio de 2013

EL DESPERTAR DE UN PUEBLO: PARQUE GEZÏ



La resistencia en el parque Gezï comenzó como un movimiento de protesta contra la demolición de un parque, lo que simbólicamente significaría la desaparición del espacio publico, la cual se había programado para transformar el Parque Gezï en un centro comercial y un distrito financiero a gran escala, en la ciudad de Estambul. Lo que ocurrió allí y comenzó como una resistencia ecologista se convirtió rápidamente en una manifestación contra el gobierno turco (Partido Justicia y Desarrollo), y ha tenido un gran impacto y cobertura continua en la prensa mundial.

Se dio comienzo con la demolición del Parque Gezï, y luego se traslado a una parte de la plaza de Taksim, en Estambul; se inició con un anuncio hecho por el gobierno turco esbozando sus planes para cambiar radicalmente esta zona tan querida y tradicional de la ciudad. El 28 de mayo, después de haberse dado menos de unos pocos días para prepararse, los manifestantes de todas las regiones y locales se reunieron en la plaza Taksim para hacer una resistencia pacífica y protestar contra la destrucción de lo publico y el proyecto urbanístico de intereses ajenos al pueblo turco. Ese mismo día la violencia estalló cuando los manifestantes en el parque cayeron bajo el ataque de la policía turca, que, bajo la instrucción de la JDP (Justice and Development Party, por sus siglas en ingles) fueron traídos para dispersar a los civiles y dar vía libre a los vehículos de demolición. La magnitud del conflicto sólo se intensificó cuando la policía comenzó a quemar las tiendas de campaña de los manifestantes, utilizando varios tipos de gases lacrimógenos para controlar a la multitud al paso que iban derribando árboles. A pesar de esto la red de televisión en Turquía guardo silencio al respecto, la cobertura mundial de este evento fue extensa, y para aquellos que le siguieron, la brutalidad vista en este primer día sería sólo el comienzo.

           Ya para el 29 de mayo, la resistencia en el parque Gezi había crecido. Las experiencias contadas de primera mano por los manifestantes se habían puesto a disposición de diversos tipos de redes sociales y de medios comunicación alternativa, los cuales han desempeñado un papel muy importante en unir a las personas. A la vez hubo conmoción y repudio por el uso desequilibrado de la fuerza por parte de la policía, la cual aumentaría. En las noticias locales, el Primer Ministro Erdogan del JDP apareció como si nada hubiera pasado y continuó haciendo declaraciones de que la demolición continuaría como estaba prevista. Actitud negligente del Primer Ministro hacia el público la cual sólo condujo a que más personas acudieran a las calles.

          Se le dio instrucciones a la policía para atacar a los activistas con dureza, con gases lacrimógenos y cañones de agua en la mañana del 30 de mayo. Los activistas también fueron golpeados. En la tarde de ese mismo día más manifestantes llegaron a la plaza de Taksim con pancartas y carteles con el lema, "no vamos a ceder", "En Gezi confiamos!" Después de dos semanas de protestas en toda la plaza y las calles que la rodean estaban totalmente cubiertas con graffitis buen humor, como "Stop Istanbullying", "Gas me Baby one more time" mostrando el descontento de la gente hacia el gobierno y la voluntad de seguir luchando.

La gente seguía actuando pacíficamente, a pesar de los violentos ataques de la policía. Muchos escritores, políticos y artistas dieron apoyo a la resistencia. Entre el 30 de mayo y 1 de junio, los continuos ataques se convirtieron en la última gota, y después de estos ataques, cientos de miles de personas salieron a las calles en apoyo. La gente de las grandes ciudades como Estambul, Ankara, Izmir y Eskişehir comenzaron a apoyar a la resistencia.

La gente empezó a hablar con una voz fuerte. La gente dijo: "El gobierno debe renunciar!" Apoyando a los movimientos de resistencia y las otras ciudades, la policía reprimió con violencia nuevamente. Mientras tanto, los medios de comunicación turcos iban ocultando esto con su silencio. La censura de los medios de comunicación frente a los incidentes provocó el repudio de las grandes masas. El 2 de junio, la policía se retiró de la plaza Taksim.
La Plaza de Taksim  fue ocupada de nuevo por el pueblo, pero las noticias empezaron a llegar de un intenso ataque en Ankara. La mayoría de los medios de comunicación extranjeros se centraron en Estambul y muchos eventos que tuvieron lugar en otras provincias no han sido cubiertos o se sabe poco acerca de estos. Se podía notar en los medios de comunicación como se desarrollaba y crecía la resistencia que ya se había establecido y multiplicado alrededor del país, pero las protestas y la violencia contra los manifestantes continuaron y aumentaron en muchas partes de Turquía. Mientras tanto, muchos turcos que viven en el extranjero se reunieron para apoyar a la resistencia - en Londres, Berlín, Portugal, Viena, Barcelona y otras ciudades. Los medios del mundo comenzaron a hablar sobre el silencio de los medios de comunicación turcos. CNN International cubría la situación durante todo el día, quienes están conectados con la resistencia a través de una conexión en directo. mientras CNN Turk, al mismo tiempo, en que los manifestantes eran atacados y reprimidos mostró un documental sobre pingüinos. De la misma forma, el Primer Ministro estaba diciendo en las noticias "Yo no soy un dictador." También dijo que una mezquita se construiría en lugar de un centro comercial, desconociendo la victoria histórica del pueblo turco por convertirse en un estado laico.

El 3 de junio, un activista murió. La mayoría de los activistas son estudiantes de secundaria y universitarios. Muchas universidades tomaron medidas contra los ataques. Mientras tanto, los mensajes venían de la izquierda y el movimiento por la paz en el apoyo internacional de Turquía. En el silencio de los medios de comunicación turcos, el canal NTV de los empleados realizaron una manifestación frente al edificio. Al mismo tiempo, el personal de canal y la administración hicieron la llamada para transmitir la protesta en vivo. Los directores aceptaron y se transmitió la acción debido a la alta demanda. Miles de personas cruzaron el puente del Bósforo y dieron apoyo a la acción de Taksim.

Slavoj Zizek, filósofo y marxista Libanes y muchos otros filósofos y escritores publicaron un texto sobre el apoyo a la resistencia:

"Aunque provocada por el tema local aparentemente modesto de la protección de un parque en el centro de Estambul por un centro comercial, las protestas en curso en Turquía, obviamente, se refieren a un malestar mucho más profundo. El hecho de que las protestas explotaron en un país ampliamente percibido como un modelo de "islamismo moderado", con una economía en auge, son un indicador clave de las causas de este malestar: la posibilidad de combinar la economía neoliberal de saqueo con el autoritarismo religioso-nacionalista. Las víctimas de estos dos procesos son las mismas: la sociedad civil independiente, con su espíritu de solidaridad y cultural de la tolerancia, el espíritu que forma la columna vertebral de la salud ética de una nación. Así como, las protestas son una prueba viviente de que el libre mercado no implica la libertad social, pero también muestra como el libre mercado puede coexistir con políticas autoritarias. Esta es la razón por la que las protestas son parte de la misma agitación global que está sacudiendo el orden establecido en todo el mundo.
Todas las personas que se preocupan por la libertad y la emancipación deben por lo tanto decir que el pueblo turco: ¡Bienvenido! Ahora somos parte de la misma lucha global! España, Suecia, Grecia, Turquía ... sólo si luchamos juntos tenemos una oportunidad! "

"Al principio, estábamos defendiendo los árboles, ahora el país", dijo uno de los manifestantes. Bueno, ¿qué quiere el pueblo? El pueblo quiere que el gobierno cambie. La proporción de personas que votaron por la JDP fue sorprendente, en vista de la resistencia actual. Pero hay muchos ejemplos de este tipo en la historia. Margaret Tacher La "Dama de Hierro", por ejemplo, ganó las elecciones tres veces, así que no debería ser demasiado difícil de ver el problema de la democracia.

La aplicación de la ley marcial en Turquía, trajo la llegada de leyes estrictas y la actitud del gobierno de ignorar a la opinión pública ha traído el reto de la construcción de una gran resistencia. Muchas personas, en este momento, están diciendo que es como un "Primavera turca", pero es importante recordar esto: Turquía ya tiene una democracia y un Estado laico. La resistencia sería un error pensar en ella en términos de la necesidad de un cambio de régimen. Esta resistencia es acerca de la acción arbitraria del Gobierno, es decir, la estructura y el estilo del actual gobierno. Esto quiere decir que el Estado quiere castigar a los ciudadanos y restringir la protesta. Por lo tanto, diferentes ideas y personas se juntaron y se organizaron. Esto es, ante todo, una gran masa de personas que tienen problemas relacionados con la autoridad centralizada. Esta resistencia es un nuevo comienzo para Turquía. En ausencia de cualquier objetivo político de esta resistencia, el pueblo se ha unido y está motivado para resistir hasta el final. Las ideas principales de la resistencia se centran en la paz y la libertad. Si nos fijamos en la perspectiva global, la resistencia del Parque de Gezï se convertirá en un icono para las exigencias de la democracia y la libertad.



Corresponsal desde Turquía para EL REBELDE, Medios Alternativos:


İdil Ceren Bozkurt,
Kocaeli University, Turkey
Faculty of Arts and Science,
Bachelor of Philosophy.

COMMUNAL AWAKENING: GEZİ PARK

The resistance in Gezi Park began as a movement in protest against the planned demolition of the public space that had been scheduled to transform Gezi Park into a large-scale shopping mall district. What transpired there turned into a backlash against the Turkish government (the Justice and Development Party), and has had a great impact and continuing coverage in the world press.

The demolition of Gezi Park, a part of the Taksim Square in Istanbul, began with an announcement made by the Turkish government outlining their plans to radically change this well loved area of the city. On 28 May, having been given less than a few days notice to prepare, protesters from all over the city and local region gathered in Taksim Square to make a peaceful stand and protest against the proposed destruction. That same day violence broke out as protesters in the park fell under attack from the Turkish police force who, under instruction from the JDP were brought in to disperse the civilians and clear routes for the demolition vehicles. The scale of the conflict only escalated as police began burning the protestors’s tents, using various types of tear gas to control the crowds and tearing down trees.  Despite a mandatory TV network silence in Turkey, the world coverage of this event was extensive, and for those following it the brutality seen on this first day would turn out to be just the beginning.

           By 29 May the resistance in Gezi Park had grown. The first-hand experiences of protesters that had been made available through various social media outlets had played a very important part in bringing people together. At the same time public unrest at the unbalanced use of force by the police increased. In the news, Prime Minister Erdogan of the JDP appeared unphased and he continued to make statements that the demolition would continue as planned. The PM’s careless attitude towards the public only led more people to flock onto the streets.

          The police were given instructions to attack the activists harshly, with tear gas and water cannons on the morning of 30 May. Activists were also beaten. On the evening of the same day more protesters arrived at Taksim Square carrying banners and placards with the slogan, “we will NOT yield!”, “In Gezi we trust!” After two weeks of protests the entire square and surrounding side streets were daubed with humorous graffiti, such as "Stop Istanbullying!", "Gas me baby one more time"

People continued to act peaceably in spite of the violent police attacks. Many writers, politicians and artists gave support to the resistance. Between 30 May and 1 June the continual attacks became the last straw, and following these attacks, hundreds of thousands took to the streets in support. People from major cities such as İstanbul, Ankara, İzmir and Eskişehir began supporting the resistance.

The people began to talk with a strong voice. People just said, “Government Resign!” Supporting the resistance movements and the other cities, the police were repressed with violence. Meanwhile, the Turkish media was protecting their silence. The expurgation of the media was protested by large masses. On 2 June the police withdrew from Taksim Square. Taksim Square was taken back by the people, but news began to come in of an intense attack in Ankara. Most foreign media focused on İstanbul and many events that took place in other provinces were not covered or known about. The media view developed that the resistance had settled down, but the protests and violence against the protestors continued and increased in many parts of Turkey. In the meantime many Turkish people living abroad came together to give support to the resistance - in London, Berlin, Portugal, Vienna, Barcelona and other cities. The world media began to speak about the silence of the Turkish media. CNN International was covering the situation all day long, connecting with the resistance via a live link. CNN Turk, at the same time, showed a documentary on penguins. Concurrently, the PM was saying in the news “I’m not a dictator.” Also he said a mosque would be built instead of a shopping mall.

On 3 June an activist died. The majority of activists were made up of high school and university students. Many universities took action against the attacks. Meanwhile, messages were coming from the left and the peace movement in international support of Turkey. During the silence of the Turkish media, the channel of NTV employees held a demonstration in front of the building. At the same time, the channel staff, administrators made the call to broadcast live protests. The management agreed to broadcast the action due to high demand. Thousands of people crossed the Bosphorus Bridge and gave support to the action in Taksim. Slavoj Zizek and many philosophers published a text  about supporting the resistance:
“Although triggered by the apparently modest local issue of protecting a park in the very center of İstanbul from commercial destruction, the ongoing protests in Turkey obviously refer to a much deeper malaise. The fact that protests exploded in a country widely perceived as a model of “moderate Islamism” with a booming economy are a key indicator of what causes this malaise: the prospect of combining the ravaging neoliberal economy with religious-nationalist authoritarianism. The victim of these two processes is the same: independent civil society with its spirit of solidarity and cultural tolerance, the spirit which forms the very backbone of the ethical health of a nation. As such as, the protests are a living proof that the free market does not imply social freedom but can well coexist with authoritarian politics. This is why the protests are part of the same global agitation that is shaking the established order around the globe.
All people who care about freedom and emancipation should thus say to the Turkish people: Welcome! We are now part of the same global struggle! Spain, Sweden, Greece, Turkey…only if we fight together we have a chance!”

“İnitially, we were defending the trees, now the country!” said one of the protesters. Well, what does the public want? The public wants the government to change. The proportion of people who voted for the JDP was surprising, in view of the current resistance. But there are many examples of this kind in history. The “Iron Lady”, for example, won the election three times, so it should not be too hard to see the change.

The implementation of martial law in Turkey, brought the advent of strict laws and the government in ignoring public opinion has brought on the challenge of a big resistance. Many people, at the moment, are saying it is like a “Turkish Spring”, but it is important to remember this: Turkey already has a democracy. The resistance would be wrong to think of it in terms of the need for  a change of regime. This resistance is about the Government’s arbitrary action, in other words, the structure and style of the present government. That is to say that the state wants to punish citizens and restrict protest. Therefore, different ideas and people came together, and they organized. This is first and foremost a large mass of people who have problems relating to centralized authority. This resistance is a new beginning for Turkey. In the absence of any political objective of this resistance, the people have been brought together and are motivated to resist until the end. The main ideas of the resistance are focused on peace and freedom. If we look at the overall perspective, Gezi Park’s resistance will become an icon for the demands of democracy and freedom.

Journalist for EL REBELDE, Medios Alternativos:


İdil Ceren Bozkurt,
Kocaeli University, Turkey
Faculty of Arts and Science,

Bachelor of Philosophy.