28 de febrero de 2012

ABUSOS DEL ESMAD EN BLOQUEO DE TRANSMILENIO



Siendo aproximadamente las 7:30 de la mañana, y después de esperar por varios minutos un articulado de Transmilenio para poder transportarse, algunos usuarios de este sistema en la estación de Banderas, decidieron bajarse de la plataforma para hacer un bloqueo, lo cual fue bien recibido por otros usuarios haciendo que estos hicieran lo mismo y que no fuera bloqueada sólo la calzada de Transmilenio, sino también la de tráfico mixto. Iniciado el bloqueo, el sistema colapsó, y cada vez más usuarios se unían a la manifestación con arengas, gritos y reclamos por el pésimo servicio. 

Transcurridas unas horas desde el inicio del bloqueo, con los usuarios enfurecidos y dispuestos a no moverse de ahí hasta que se solucionara algo, con amenazas de la policía y del ESMAD, advirtiendo que si no se suspendía el bloqueo intervendrían con su represión. Sin embargo la gente no cedía tan fácil, y solicitaron a tres personas, pero ninguna llegó: El gerente de Transmilenio, el Secretario de Movilidad y el Alcalde Mayor. Sin embargo enviaron al director operativo de TM quien no supo dar respuesta a los reclamos que se le hicieron y optó por hablar a puerta cerrada con unos pocos manifestantes. Al salir de esta reunión se dijo que se convocaba a un “cabildo abierto” el día domingo 4 de marzo en las instalaciones de Transmilenio para concretar “mesas de diálogo” en las cuales se discutan los problemas que tiene el sistema. Además de esto, se llegó al acuerdo entre los manifestantes de seguir con el bloqueo indefinidamente, el cual fue reprimido en dos ocasiones, pues creían que esto hacía parte del juego de las promesas que tanto les gusta a los gobernantes.

La primera represión ocurrió en la estación de Mandalay, en la cual se encontraban marchando un grupo aproximadamente de 30 personas quienes fueron agredidos por el ESMAD mediante insultos a las mujeres, tratándolas de perras, y lanzando  gases, provocando heridas en el tobillo de una muchacha.

La segunda se produjo pasadas las 4:30 de la tarde, cuando fue dada la orden de disolver el bloqueo, en donde el ESMAD lanzo gases, golpeó manifestantes y detuvo a más de 25 personas.

Con esta protesta se exige mejor calidad en este transporte, la cual se traduce en una reducción en las tarifas, mayor cantidad de buses en circulación, arreglo de las baldosas, mejor seguridad contra robos, mejor trato a discapacitados, mujeres en embarazo y adultos mayores. Pero el gobierno responde a esto con represión, mostrando así cuales son los intereses que defiende, intereses de los dueños del Transmilenio que no es del distrito sino de entes privados que se lucran a costa de los ciudadanos, quienes son condenados diariamente al sufrimiento en este precario sistema de transporte.


Rechazamos el carácter militarista de la administración, sus acciones violentas contra el pueblo inconforme y sus proyectos de desarrollo que resultan beneficiando a unos pocos, dejando pérdidas al distrito y finalmente perjudicando al conjunto del pueblo, nosotros pagamos la obra pero no la disfrutamos.