29 de febrero de 2012

CONTRA SUS FUERZAS REPRESIVAS ... LA LUCHA CONTINUA


Todos los días deberían ser días de movilización y protesta, todos los días deberíamos levantarnos llenos de rabia e indignación por cada uno de los atropellos que este sistema capitalista y mercantil comete, desde la explotación de los obreros con míseros salarios, el desplazamiento y robo de tierras a campesinos e indígenas, el saqueo de materias primas para la construcción de megaproyectos que solo benefician a los grandes empresarios accionistas; la mercantilización de la educación, la privatización y mala atención del sistema de salud, hasta la guerra sucia y descarada por parte de grupos paramilitares y fuerzas militares contra nuestro pueblo explotado, que cansado de tanto producir y no recibir nada a cambio, emprende una batalla contra el capital y sus dueños. Esta rabia que sentimos al recordar cada compañera desaparecido, cada sindicalista asesinado, cada estudiante amenazada, cada campesino desplazado, debe convertirse en el motor de nuestra lucha, esta rabia debe convertirse en rebeldía, para hacer de nuestra práctica social, una práctica revolucionaria y junto con otros sectores emprender la lucha por la construcción de una nueva sociedad.

No es un secreto que basta con salir a la calle para ser testigos de la represión y la brutalidad policial de la que estamos siendo víctimas. En los últimos días han librado fuertes enfrentamientos con el escuadrón de la muerte ESMAD, justos levantamientos del pueblo, que defienden su territorio y los recursos naturales como el caso del Quimbo; reclaman un transporte masivo digno, como la manifestación en contra de transmilenio en la estación de banderas; exigen condiciones dignas de trabajo y garantías laborales, como es el caso de diferentes sindicatos como Asotrecol, sintraindega, sinaltrapacol, sintravalores, entre otros.

Por todo lo anterior, por todas las víctimas de crímenes de estado y por los 13 años que cumplió el ESMAD de existencia, el día 24 de febrero salimos a las calles a manifestar nuestro rechazo y repudio contra este escuadrón, el cual tiene como única función, la represión de todo levantamiento popular y el silenciamiento de las voces rebeldes que en ocasiones inundamos las ciudades y el campo, que salimos a decirle al mundo que no estamos de acuerdo con el modelo hegemónico y que seguiremos combatiendo. Las fuerzas represivas del estado no existen, como nos quieren hacer creer, para garantizar la seguridad y mantener el orden, nacen como necesidad del estado burgués para mantenerse en el poder, para mantener el status quo, para no permitir que ninguna fuerza insurreccional atente contra sus cómodas posiciones.

Hoy hacemos un fuerte llamado a la solidaridad, la solidaridad con todos nuestros compañeros y compañeras víctimas de este régimen del terror, extendemos nuestra vos de solidaridad y denuncia de todos estos acontecimientos que atentan contra los derechos de los pueblos y exigimos el desmonte inmediato del ESMAD y sus sucias estrategias de represión.


AQUÍ ESTAMOS,
OPTIMISTAS,
ENFRENTANDO EL TERROR MILITARISTA!