21 de febrero de 2012

la paz no es un chiste presidente Santos


Para nadie es un secreto que en Colombia los empresarios y políticos le han sacado provecho al conflicto armado por el que atraviesa el país, los gamonales y terratenientes obtuvieron tierras, los industriales mano de obra barata y los políticos carreta para sus discursos.

A menos de un año de que el ELN publicara una carta en la que reafirmaba que la lucha armada sigue vigente, el mismo grupo decide enviarle una carta a Piedad Córdoba y a colombianos y colombianas por la paz en la cual dicen estar dispuestos a entablar una mesa de negociación  que empiece con un cese al fuego bilateral.

La reacción de los que tienen el poder no se hizo esperar, de inmediato se dio un no rotundo a un dialogo de paz y se desestimó por completo la propuesta del ELN abduciendo que las guerrillas  no quieren la paz; y es que los ricos han demostrado no querer negociar sus privilegios, no quieren dar ni un centímetro de tierra, tampoco reconocer a los presos políticos y muchísimo menos dar espacio político.

“El Gobierno Nacional no está interesado en ceses al fuego, ni en circos públicos temporales” con esta frase el gobierno Santos cerró una vez más la oportunidad de darle fin a un conflicto que cumple casi 50 años, de antemano se nota que su objetivo no es una negociación,  sino la rendición.

Y es que la idea de la oligarquía colombiana es ganar militarmente la guerra,  masacrar al enemigo para dar la señal de que nada puede ser cambiado, acabar la guerra sin perder sus beneficios para seguir manejando el país como se les dé la gana.

El problema radica en cómo lograr un movimiento social que pueda presionar al gobierno para que de una forma negociada y con la participación de la sociedad se le dé fin al conflicto social armado. y no sólo eso el problema tambien es como arrancarle a la oligarquía los derechos que sistematicamente han negado para empezar a  construir un mejor país.