26 de febrero de 2012

Vivir en Islas del Rosario a precios bajos: entérese de cómo funciona.


Colombia cada día se encarga de darnos más y más sorpresas y lecciones acerca de lo que es la ironía. Un pueblo nativo, el pueblo Orika que desde hace más de 300 años habitan las islas del rosario pide que se reconozca la propiedad colectiva que tienen ellos sobre este predio por el tiempo que lo han habitado. Esto no ha sido posible porque el gobierno no los reconoce como una etnia y además porque son terrenos baldíos que pertenecen a una reserva natural. Lo que se hizo entonces fue concederles un contrato en comodato para que pudieran vivir en las tierras.

Lo que resulta irónico del asunto es aunque los terrenos son del estado, en ellos también viven familias adineradas de empresarios y políticos y el 70% de estas personas pagan cifras de arrendamiento irrisorias, teniendo en cuenta la extensión de los terrenos.  Y no contentos con esto, hay personas que no pagan!.  

Además siendo esta una reserva natural no hay un respeto de estas familias por el lugar donde están pues han hecho ampliaciones, piscinas y demás modificaciones a las viviendas que afectan el equilibrio del ecosistema e implican una invasión a los territorios. 

En contraste la comunidad Orika, en una clara demostración del respeto que le tienen a la tierra, están desarrollando sistemas para que esta sea ecológica. 

Dentro de los personajes que tienen estas tierras se encuentra Gina Parody y Gabriel Camargo, ambos exsenadores. 

Resultan como insultos para nuestros oídos afirmaciones como: “No estoy de acuerdo con que se suba el arriendo. Hay que hacerlo racionalmente. Pago el mantenimiento y vigilante. Algunos no podrán pagar y saldrán”. Habría que contarle a este personaje que en este país hay gente que no tiene ni para comer. 

Así que el plan es fácil para vivir en estas islas a un bajo precio: debes ser un ex congresista que no haya hecho nada por el país (o sea cualquiera), o un testaferro de un narco o ser un empresario con excelentes ingresos, pero eso sí, debes prestarle la casa a tus accionistas. Cuando vayas a tu casa debes descansar mucho y si puedes construir una piscina. Y ya! Es así de sencillo. 

Para los demás que no cumplimos con estos requisitos y que de todas formas queremos una vivienda digna a un precio razonable, la recomendación es que empecemos a adoptar una posición crítica frente a este gobierno que sólo defiende los intereses de la clase más privilegiada y convertir esa conciencia crítica en acción. Que tengamos en cuenta que este sistema nunca nos va dar nada y no ha sido pensado para nuestro bienestar; sólo para el bienestar de un reducido sector de la población