16 de febrero de 2012

EL NEGOCIO DE LAS ARP EL CASO DE ASODISCUN

Desde que salió la ley 100 la salud pasó a ser un negocio privado, grandes sumas de dinero entraron a invertir en el negocio de la salud disfrazándose de EPS y ARP, pero como era de esperarse las ansias de lucro llevaron a que enfermarse en Colombia se convirtiera en una tortura.

A continuación se habla de la situación de los compañeros de la asociación de discapacitados de Cúcuta y Norte de Santander ASODISCUN, a quienes se les ha negado el derecho al tratamiento y los respectivos controles, aún cuando su afiliación a las ARP POSITIVA, SURA e incluso a la sanidad del ministerio de defensa cuenta con todos los requerimientos.

 Los compañeros de ASODISCUN se encuentran acampando en Bogotá desde el 29 de enero de 2012 luego de una marcha de 13 días que salió de Cúcuta, vinieron a Bogotá  para exigirle al gobierno y a las ARP que se les reconozcan el derecho a la salud, dado que sistemáticamente y de forma corrupta la ARP POSITIVA y la ARP SURA se han dotado de mañas para no prestarle ningún servicio a sus afiliados.

Esta realidad no sólo afecta a los 10 compañeros que se encuentran hoy en Bogotá, ellos están representando a más de 600 personas que por diversos motivos no pudieron salir con rumbo a la capital, bien sea por problemas económicos, de salud o por amenazas, pues en lo que llevan las manifestaciones, las amenazas no han cesado y hasta el día de hoy ya han sido 2 los compañeros atacados por sicarios, lamentablemente sólo un compañero ha sobrevivido, pues las balas acabaron con la vida de Rodrigo Rodríguez Rodríguez cuyo único crimen fue pedir asistencia médica a la ARP POSITIVA.

Las Protestas en Cúcuta

Varios han sido los actos de denuncia que los compañeros de ASODISCUN han utilizado para visibilizar su problemática, en Cúcuta se encadenaron en frente de la ARP POSITIVA por 15 días a pesar de que a los 10 días un carro gris se les acercó y sus ocupantes les dijeron: “O se desamarran o los limpiamos a bala” luego de este hecho se decidió salir marchando hacia Bogotá saliendo el 16 de Enero aguantando hambre y frio empeorando la situación sus problemas físicos.

 La protesta en Bogotá.

Al llegar a Bogotá los principales problemas han sido el frio, el hambre y la brutalidad de la policía, la alcaldía de Bogotá se desentendió del problema argumentando que no tenía que ver con los problemas de la ciudad, así que dejó a los compañeros con hambre y durmiendo en la plaza de Bolívar con apenas un plástico y varios cartones.

Al intentar encadenarse a la alcaldía los compañeros fueron víctimas de la violencia policial, quienes con bolillo patadas y seguetas quitaron a los compañeros de las puertas mandando uno al hospital y cortando a varios con la segueta.

Así le paga el diablo a quien bien le sirve

Uno de los casos más destacados es el del soldado profesional ervin González quien luego de pisar una mina quiebra patas en una misión fue suspendido del servicio y retirado de las fuerzas militares negándole así cualquier atención médica por parte de la división de sanidad del ministerio de defensa.

El soldado González prestó servicio por 14 años y tras ser herido en una emboscada fue retirado como algo inservible de las FF.MM al momento de la entrevista lo que más le impresionaba era la brutalidad con la que la policía los desalojó.

Las peticiones

Los compañeros no están pidiendo nada imposible, su lucha es para que las ARP les paguen la seguridad social integral la cual cubre tratamientos, operaciones, medicinas y controles, además del pago de incapacidades a las personas en estado más grave que no pueden trabajar.
Lo anterior se encuentra en el contrato de servicio al que están sujetas las ARP entonces la pregunta es ¿Por qué no están pagando?



VER TESTIMONIO ASODISCUN



VER AGRESIÓN DE LA POLICÍA