8 de septiembre de 2011

A la cucha Clara López no le gusta la juventud

Han pasado casi 4 meses desde el primero de mayo y las personas que asistimos a la marcha aún tenemos el recuerdo de la violenta represión de la que fuimos víctimas, compañeros y compañeras heridas por el ESMAD, aquella horrible imagen de un compañero herido en una pierna por un artefacto explosivo arrojado por la policía. Dichos abusos quedaron en la sombra, porque lo que la alcaldesa Clara López quiso señalar fue la acción “terrorista” de los jóvenes que se enfrentaron a la policía y no el ataque que se hizo en un primer momento hacia los marchantes.

Pero bueno algo similar ocurrió recientemente; los estudiantes salieron a las calles y llenaron las calles con consignas y a la policía con pintura, lo cual a los ojos de la alcaldía y de los medios de comunicación es un horror. Revisando estos medios  encontramos que ni siquiera fueron capaces de cubrir la marcha sino que se limitaron a colocar una imagen de archivo (eso si la más amarillista y violenta)

Ahora bien a solo un día de terminar la gran movilización nacional estudiantil la Cucha López  hizo un llamado a la comunidad para que denuncie a los encapuchados y habló de poner en la ley de seguridad ciudadana penas para quien use una capucha.

Algunos estudiantes estarán felices sobre todo los que hacían las veces de escudo humano para defender a aquellos que los reprimen de la mortal pintura de colores; si están en contra de la violencia pueden hacer lo mismo cuando el ESMAD ataque a los estudiantes y en ese momento gritar SIN VIOLENCIA, SIN VIOLENCIA. (es un poco paradójico que sólo ataquen la violencia de un lado)

Otros felices pueden ser las organizaciones que apoyan a Clara López y su partido, pues nunca está mal ganar un poco de opinión pública con oportunismo, pero algo si deben saber estas personas por más terroristas que nos llamen seguiremos en la lucha, si quieren que dejemos los pin pones y las pintas, pues listo denos las armas del ESMAD y la capacidad de tiraje del TIEMPO o del ESPECTADOR.

Las armas las pedimos pues parece que para la derecha y la izquierda oportunista accionarlas no es violencia y respecto al tiraje de los periódicos, mientras sigan mintiendo y manejando la opinión pública seguiremos utilizando los muros como forma de expresar nuestro inconformismo.