11 de septiembre de 2011

Un Negocio perfecto

Piensen en un negocio en el cual se repartan responsabilidades con el Estado, pero la ganancia de este es nula, un negocio que recibe miles de millones de pesos diariamente y en el que no estás obligado a contratar a tus empleados, piensa que lo que vendes es tan importante que no importa lo mal que lo hagas la gente estará obligada a seguir usándolo, pues este negocio ya existe y se llama Transmilenio.

Esta empresa  ha cambiado el transporte en Bogotá, atrás quedó el anuncio de “no se admiten pasajeros de pie” pues en este sistema si se aceptan, es más se aceptan pasajeros colgando de las puertas  y hasta encima de los demás, Transmilenio dio un gran golpe a la guerra del centavo, pues ahora los conductores no pueden pelear  por centavos, ni por jornadas justas, ni por el derecho a sindicalizarse pues las empresas contratistas se las ingenian para violar estos derecho sin que Transmilenio. diga algo.

¿Pero cómo es el negocio? Es fácil para la instalación del sistema de  Transmilenio el gobierno destinó una gran suma de dinero para crear las vías, las estaciones y comprar los predios por donde pasaría, además por medio de la fuerza pública garantiza la seguridad de las estaciones y portales (Fuerza pública cuidando propiedad privada) como si fuera poco el gobierno tiene que reponer las losas de las calzadas  que gracias a la corrupción hoy cuestan alrededor de 200 mil millones de pesos  y todo esto se hace por el 3% de las utilidades del sistema.

¿Y será que Transmilenio gana poquito? Pues miremos según cifras de la empresa  diariamente el sistema recibe 1 700 000 pasajeros  de los cuales cada uno paga $1700 pesos lo que da la no despreciable suma de $2890000000  diarios si multiplicamos esto solo por 5 días asumiendo que nadie sube los sábados y domingos tendremos $14450000000000 lo que es equivalente a más de 27 mil salarios mínimos.

¿Y los gastos? Pues debemos recordar que la gasolina que usa el sistema es subsidiada por el Estado, además como dijimos anteriormente no pagan ni las vías por donde circulan ni la construcción de estaciones, simplemente deben invertir en los buses articulados algo que ni siquiera están haciendo pues el distrito ya les llamo la atención frente a este hecho, tampoco cumplen con las medidas de seguridad pues solo cuentan con dos portales con ambulancias y ningún personal médico

Frente al pago  a los empleados vemos que es demasiado bajo, puesto que en algunos casos llegan las jornadas a 16 horas y no se les paga directamente sino que se hace a través de empresas contratistas, es decir el dinero que genera Transmilenio siempre queda en manos de los que más tienen, para agudizar la situación de los trabajadores  se les niega el derecho a sindicalizarse, no tienen derecho a incapacidad y aunque el distrito les exige tener como mínimo a tres conductores suplentes, en los portales y estaciones no hay siquiera uno.

Si la vaina es así de inequitativa ¿por qué se tolera? Pues la respuesta es simple y la dijo la oportunista de Clara López  “Transmilenio es intocable” no importa si se trata de reivindicar los derechos laborales o de pedir el envío de más buses, Transmilenio es propiedad privada y la propiedad privada es sagrada incluso para el POLO y la oportunista de Clara López

 EL REBELDE MEDIOS ALTERNATIVOS
http://elrebeldemediosalternativos.blogspot.com/